Concepto de idioma

Esta palabra, idioma, fue tomada de igual vocablo latino, el que a su vez tuvo un origen griego, derivado de “idios” que significa propio.

Con idioma se designa la lengua que se emplea para la comunicación, oral o escrita, entre los miembros de un país o región, formada por un conjunto de letras o símbolos adoptado en forma convencional.

Los principales idiomas por el número de personas que lo hablan en el mundo son: el chino (el más hablado en el mundo) el inglés (considerado como lengua universal pues en la mayoría de los países se lo tiene como segunda lengua) el japonés (que aunque tiene algunas palabras chinas, se diferencia bastante de este idioma), el español, el portugués, el italiano, el francés, el ruso y el alemán.

Casi todos los modernos idiomas de Europa y de algunos estados de Asia tienen un origen indoeuropeo, como el inglés (lengua germánica) el ruso, el latín, y sus sucesoras las lenguas romances, el griego o el sánscrito. El húngaro y el finlandés pertenecen a la familia fino-húngara; el hebreo y el árabe, a la semita; el chino y el birmano se emparentan en la familia indochina, etcétera.

Existe un idioma llamado oficial el que es reconocido por el Estado como propio, y el que se usa oficialmente en los actos de gobierno, y en los actos privados con trascendencia legal, por ejemplo, si se efectúa una escritura traslativa de dominio de un bien inmueble, deberá hacerse en el idioma oficial.

Sin embargo coexisten junto al idioma oficial muchas veces otros dialectos, como sucede en los países de Hispanoamérica donde junto al castellano, introducido por los conquistadores españoles, conviven varias lenguas aborígenes, utilizadas por los descendientes de los pobladores originarios como el aimará o el quechua.

El idioma forma parte del concepto de nación, que identifica al pueblo con ese modo de entenderse entre sí, siendo un elemento cultural fuertemente aglutinante. Probablemente, la mayoría de nosotros, si viaja a un país donde se habla un idioma diferente al nuestro, y no lo hemos aprendido a hablar de modo fluído, extrañaremos nuestra lengua, por sobre todas los demás elementos de nuestra idiosincrasia. Esta dificultad de comunicación entre personas que hablan idiomas distintos, propició la idea de crear un lenguaje universal, el esperanto, idea del oftalmólogo polaco, Ludwik Lejzer Zamenhof, cuyos principios fueron expuestos en un folleto en el año 1887, y hoy se usa en varios ámbitos.