Concepto de hebreo

La palabra hebreo procede del idioma hebreo עברי que puede leerse como “ivrím”, que designa a quien cruza o pasa al otro lado; del griego Ἑϐραῖοι] o “hebraioi” y del latín “hebraei”.

Los hebreos son un pueblo semítico antiguo, que precedió a los israelitas, y además, es el idioma hablado por ellos.
La Biblia hebrea es el Antiguo Testamento, que se refiere a este grupo humano como nacido a partir de Abraham, quien realizó una alianza con Dios, abandonando su tierra natal en la Mesopotamia asiática; Ur, para dirigirse a Canaán la Tierra Prometida por Yahvé, siendo el que literalmente “·pasó o cruzó a otro lado” al mudarse de lugar, atravesando el río Eufrates, pero también quien trascendió, al ser el primero de una nueva religión de elegidos de Dios, según la Biblia, y quien dejó de lado la adoración de imágenes paganas para adoptar el monoteísmo. El tercer patriarca hebreo, Jacob, fue llamado por Dios, Israel, y a partir de allí se conoce a esta nación como israelitas, siendo actualmente sinónimos ambos términos, al igual que el de judíos, que es posterior, y designa a los descendientes de una del tribus de Israel, Judá, que es la pervivió.

La lengua de este pueblo también se llama hebrea, desde el período asirio, lengua considerada bendita por la Biblia pues es la que eligió Dios para transmitir a los humanos su mensaje. Tiene influencia egipcia, fenicia y aramea. Es litúrgica y empleada en las ceremonias del culto judío, además de ser el idioma oficial de Israel, junto al árabe, hablado en menor medida. Los judíos que viven fuera de Israel (diáspora) también aprenden muchas veces el idioma hebreo. El primer texto escrito en hebreo que ha sido encontrado, se remonta al siglo IX antes de la era cristiana. El hebreo moderno presenta algunas diferencias con el antiguo, en cuanto a su gramática y pronunciación. El primer alfabeto solo tenía consonantes. El alfabeto cuenta con 22 letras expresadas como símbolos. Se escribe de derecha a izquierda, sin diferenciar mayúsculas de minúsculas.