Concepto de keynesianismo

Se denomina keynesianismo a las ideas basadas en la teoría económica que propuso el economista británico, John Maynard Keynes (1883-1946).

En 1936, publicó su libro “Teoría general del empleo, el interés y el dinero” para dar una posible respuesta a la crisis de 1930 y otorgar a los estados nacionales y organismos internacionales, herramientas para resguardar sus economías en épocas críticas.

Cuestionó la economía capitalista basada solamente en el juego de la oferta y la demanda. Para la economía liberal clásica, la producción debía ser libre, pues cuanto mayor sea, mayor cantidad de bienes intercambiables existirán, y el que compra aportará dinero al sistema que volverá a invertirse en otros productos y servicios, sin que exista capital ocioso, o sea que se guarde sin que produzca ningún beneficio económico.

Keynes sostenía que el productor no invertirá a menos que con ello se asegure la ganancia, que va a depender de que los consumidores opten por comprar y no diferir el consumo, prefiriendo ahorrar, lo que harán dependiendo de varios factores (la tasa de interés, la inflación, la percepción sobre sus ingresos futuros, etcétera). Cuando los consumidores, tienen bajas expectativas y no demandan, sobrevienen las crisis.

Para lograr salir de la crisis, que según Keynes afecta en forma cíclica a las naciones, debe intervenir el Estado, y no dejar al mercado fluir con total libertad, ya que el sistema capitalista exige, para sobrevivir, políticas de planificación y de control económico, que se haría con política de precios máximos, salarios mínimos, plan de subsidios, control monetario, generación de empleo, política aduanera y crediticia, etcétera. Este modelo es lo contrario a una política recesiva, pues postula la inversión de recursos estatales para incrementar la demanda agregada, para obtener así que la producción crezca, se invierta más y con ello se genere mayor tasa de empleo. Esta forma de capitalismo, se generalizó luego de la Segunda Guerra Mundial en los países capitalistas, concretándose en un modelo que se denominó Estado de Bienestar, contrario a los modelos neoliberales que le sucedieron a partir de la década de 1970, donde el estado se “achica” para dejar la economía en manos privadas.