Concepto de interrogante

Interrogante es el participio del verbo interrogar, que procede del latín “interrogare”, vocablo integrado por el prefijo “inter” que designa lo que está situado en el medio, y el verbo “rogare” que alude a una petición. Quien interroga efectúa una pregunta, pues posee una duda, una incertidumbre. Esta situación no aclarada o dudosa es lo que constituye un interrogante, y también es interrogante el sujeto que hace la pregunta para aclarar sus dudas.

Ejemplos: “se me ha planteado un interrogante muy difícil de resolver ya que no me han dado ninguna pista”, “Lo que pasa luego de la muerte es el gran interrogante que la humanidad intenta resolver desde la filosofía o la religión”, “La vida está llena de interrogantes que son complicados de develar” o “Esta persona es un interrogante, no logro descifrar cómo es en realidad”.

Concepto de interrogante

Los interrogantes se plantean en muchas situaciones de la vida cotidiana pues en general lo que sucede no es susceptible de una única interpretación y muchas soluciones a nuestros problemas no están expuestas, sino que hay que buscarlas y no sabemos cómo. Los padres suelen tener interrogantes o dudas sobre si la educación que les brindan a sus hijos es la adecuada; los amigos o enamorados pueden tenerlos sobre la verdadera intención de la relación, etcétera. En el ámbito policial, cuando se comete un ilícito el interrogante es resolver cómo sucedió el hecho, por qué, y quienes lo cometieron. En lo académico, los alumnos tienen interrogantes por ejemplo, sobre el modo en que se los evaluará, si comprendieron bien su lección, dónde buscar información, etcétera.

Preguntarnos o interrogarnos surge de nuestra necesidad, de la curiosidad natural y del asombro, lo que nos lleva a pensar, y promueve el desarrollo filosófico, científico y tecnológico.