Concepto de megalito

El origen etimológico de la palabra megalito, lo podemos hallar en la unión de dos vocablos griegos: μεγας, que podemos leer “mega” con el significado de “grande” y λιθος o “lithos” que puede traducirse como “piedra”.

Estas grandes piedras o megalitos, como técnica de construcción, para algunos autores minoritarios, tuvo origen en el Oriente próximo, especialmente en Egipto, usada para las tumbas, donde se fue evolucionando, desde los túmulos, a las mastabas, que al principio eran construcciones sencillas, pero que se hicieron en pìedra a partir de la tercera dinastía, y por último a las pirámides escalonadas, fabricadas por superposición de mastabas.

Concepto de megalito

La mayoría de los autores autores no llaman a estos monumentos egipcios,megalitos, sino que los ubican en el último período prehistórico, que se inicia al declinar el Neolítico y hasta que acaba la Edad de Bronce, en la zona geográfica ubicada en el sur de la Península Ibérica, Inglaterra e Irlanda.

Los entierros se efectuaban en las cuevas que hallaban naturalmente o excavaban en las rocas; pero en ocasiones, colocaban piedras sobre el suelo, que servían de soporte a una loza de grandes dimensiones, dispuesta al modo de una mesa, que tenía la finalidad de convertirse en una cámara mortuoria, a la que en ciertos casos, se llegaba por una galería. Estos eran los dólmenes, que cuando eran más sencillos se los denominaba, cistas. Algunos llegaron a estar cubiertos con falsas cúpulas. Aparentemente, los dólmenes habrían pasado de Portugal a Galicia y luego a Asturias, y hacia la provincia de Santander. Hay también dólmenes en Francia, y algunos en sur de Suecia y Alemania.

Con relación a los cultos solares, estaban los menhires otros monumentos megalíticos, que eran especies de columnas dispuestas de modo vertical, y que podían llegar a medir seis metros de alto, por ejemplo, los menhires de Carnal, en Francia. Los grupos de menhires dispuestos a modo de círculo, conformaban los cromlech. El objetivo de los cromlech, pudo ser, el de realizar ritos colectivos.