Concepto de mercante

Del latín “mercantis” el término mercante alude a aquella persona, ente o institución, que se dedica al comercio o sea a la compra y venta de productos.

Sin embargo, suele usarse en castellano, para las personas físicas o jurídicas que comercian, la denominación de comerciante, reservándose el calificativo de mercante para los buques que cumplen esa función.

La marina mercante se compone de una flota de barcos que además de destinarse al comercio también en muchos casos tienen finalidad turística, y que solo en situaciones de emergencia integran la marina militar. Conforman la marina mercante los recursos materiales (barcos) y humanos (las personas que se destinan a esa actividad y componen la tripulación de la nave).

Concepto de mercante

La actividad mercantil entre diferentes pueblos utilizando ríos y mares fue muy usada desde la antigüedad, destacándose los fenicios, que como excelentes navegantes emplearon la ruta del Mediterráneo para transportar con fines de intercambio comercial materias primas y manufacturas, protegiendo a sus buques mercantes con otros armados.

En el Río de la Plata, luego de la conquista española la actividad de los buques mercantes fue muy restringida ya que solo podía comerciarse a través de Lima y de México, aunque el ingenio hizo prosperar un comercio ilegal o contrabando. Con el establecimiento del Virreinato, se promulgó en 1776 el Reglamento de Libre Comercio, con lo cual se incrementó el número de buques mercantes en Buenos Aires y Montevideo, y empezó a prosperar la actividad comercial.

Entre otros barcos mercantes, podemos diferencias según su función: los de carga general; los portacontenedores, que llevan contenedores (cajas metálicas para almacenar las cargas); los granaleros, que se destinan a la carga seca (cereales o minerales); los costeros, que realizan su actividad solo en las costas y por lo tanto son de porte más pequeño, habiendo también otros destinados a cargas más pesadas y a navegación interoceánica; los tanques que transportan líquidos y combustibles (aceites vegetales, gas licuados, petróleo, etcétera), los RORO que transportan rodados, etcétera.