Concepto de migración

La palabra migración proviene del latín “migratio” y designa todo desplazamiento de individuos de un lugar a otro. No solamente los humanos migran sino también otros animales en busca de condiciones ambientales más favorables. Un ejemplo de esto lo hallamos en las aves que migran en el invierno a zonas cálidas.

La migración comporta dos fenómenos: el de la inmigración que es la llegada de los individuos a su nuevo destino, y la emigración que es la salida del territorio original. Son dos caras de la misma moneda, ya que siempre que alguien emigra o se va de un sitio inmigrará o ingresará a otro.

La población humana se caracteriza por moverse territorialmente ya sea dentro de su mismo país (migración interna) o fuera de él (migración externa). Ambas pueden ser voluntarias o forzosas, temporarias o definitivas. En materia de migración interna se ha producido un gran desplazamiento de la población rural hacia las zonas urbanas.

Las migraciones voluntarias de población humana se producen en busca fundamentalmente de mejores condiciones de vida y por temas laborales.

El continente americano recibió una gran oleada de inmigrantes en el siglo XIX procedentes de Europa, pues las guerras y la pobreza alentaban a los pobladores del viejo mundo a buscar nuevos horizontes. Actualmente en los países americanos se produce una gran recepción y emigración de países limítrofes. En Estados Unidos, hay mayormente migraciones internas por su política desfavorable a la inmigración extranjera, aunque existe allí mucha cantidad de inmigrantes ilegales, sobre todo procedentes de México y Centroamérica.