Concepto de inmigrante ilegal

Un inmigrante es una persona que, teniendo la ciudadanía de un país, ingresa a otro para radicarse allí en forma permanente. Ilegal, significa que no ha cumplido con los requisitos establecidos por el país que ha elegido como destino, ya sea para entrar y permanecer allí; o bien pudo haber ingresado legalmente, pero no tiene derecho a quedarse allí, más allá de cierto tiempo. Esto sucede porque el mundo no posee fronteras abiertas y cada país se reserva el derecho de regular las migraciones. Hay inmigrantes ilegales en mayor o menor medidas en todos los países, aunque solo representa un 10 % o un 15 % del total de los inmigrantes, que en su mayor parte son legales.

La mayoría de los inmigrantes ilegales, lo son, pues eligen irse de su país por cuestiones laborales o de extrema pobreza, en pos de buscar una oportunidad en países ricos, o al menos con mejores condiciones de vida que en su patria; pero no reúnen las condiciones que se les solicitan para ingresar como legales; en general, porque estos estados tienen políticas que no favorecen el fluyo inmigratorio, y eso hace que sean muchas las restricciones, como ocurre en Estados Unidos, donde el número de inmigrantes ilegales o irregulares es de unas 11.000.000 de personas, que representan un 4 % con respecto a la población total, siendo más de la mitad de origen mexicano.

Los inmigrantes ilegales o indocumentados, son vistos como una amenaza en Estados Unidos, sobre todo luego del atentado a las Torres gemelas de 2001, que impuso un control muy estricto a la entrada, y especialmente a la permanencia en el país, especialmente a las personas procedentes de determinados países.

Otra causa de inmigración ilegal es el de aquellos a quienes se les ha rechazado un pedido de asilo político.
La situación de los inmigrantes ilegales es complicada, ya que si bien suelen encontrar trabajo en los países en los que logran ingresar, siempre es en la informalidad, no tienen el amparo de sus leyes, y, por ende, pueden ser deportados, despedidos sin indemnización, no tienen seguro de salud ni de desempleo, ni tampoco aportes jubilatorios.
Muchos se trasladan solos, y dejan a sus familias en sus países de origen, enviándoles el dinero que logran obtener; otros tienen la esperanza de volver, o de que sus familias también puedan migrar y establecerse todos juntos. Son pocas las familias enteras que logran ingresar todas juntas, de modo irregular.

En torno a este tema, han surgido empresas que brindan servicios a quienes desean migrar, para lograr introducirlos ilegalmente en el país, muchas veces en condiciones sumamente riesgosas.