Concepto de negocio

La palabra negocio proviene del latín, compuesta por “nec”, una partícula negativa, y “otium” que se traduce como ocio, tiempo libre para el esparcimiento no remunerado. Por lo tanto el negocio no es tiempo ocioso sino productivo, ya que se realiza para ganar dinero.

Los negocios se hacen para obtener ganancias (diferencia entre lo invertido y lo percibido luego del negocio). Así la expresión “Hiciste negocio” se utiliza para referirnos a que obtuvimos rédito de determinada situación o actividad, a veces no en sentido económico, como por ejemplo cuando “negociamos” con nuestros padres salir un Sábado a cambio de traer buenas notas en el colegio, o negociamos con un profesor para que nos tome el examen otro día a cambio de portarnos bien. En todos los casos supone un intercambio.

Se aplica mucho la palabra negocio en el ámbito comercial y empresarial para indicar el intercambio de bienes y servicios a cambio de dinero. El establecimiento donde se realizan las transacciones comerciales también recibe el nombre de negocio. Ejemplos: “Mi hijo para ganarse la vida instaló un negocio de ropa”, “si no tienes zapatos, anda al negocio de la otra cuadra, que venden unos muy bonitos y baratos”. La actividad de negociar como comercio, pertenece al sector de servicios, muy desarrollado en el mundo moderno, tanto a nivel local como internacional, siendo en este último caso los negocios, fuente de una importante entrada de divisas.

Cuando decimos “el negocio te salió redondo” hacemos alusión a que obtuvimos muchas ventajas y ninguna pérdida de la situación.

En Derecho, un caso especial de negocio, lo constituyen los negocios jurídicos, hechos por el hombre con consecuencias legales y fines lícitos.