Concepto de orgullo

La palabra orgullo deriva etimológicamente del francés “orgueil” y describe el sentimiento de creerse superior a otro u otros. Si se trata de una causa noble, y de la defensa ante ataques de terceros que pretenden menospreciar a ciertas personas o grupos, el orgullo es positivo, como por ejemplo la usan los gay, en su “marcha del orgullo”, que en este caso sería como un sinónimo de dignidad, la que debe defenderse cuando es atacada. Cuando el orgullo representa tan solo el sentirse más o mejor que otro, se identifica con la soberbia, que no es una virtud, sino un defecto.

Concepto de orgullo

La filósofa liberal rusa, radicada en Estados Unidos, Ayn Rand (1905-1982) reconocía el derecho a la propia vida como único y trascendental, y el que generaba todos los otros. El hombre debe gozar de la máxima libertad, sin ataduras políticas ni religiosas, siendo para ella el orgullo una virtud humana.

El orgullo puede estar representado no en una persona sino en sus acciones o en las de un grupo, o en las consecuencias de ellas, de alto valor positivo, que engrandecen a quien se siente responsable o destinatario de las mismas, por ejemplo: “estoy orgulloso de mis hijos, se han convertido en buenas personas” o “he llegado al fin de una larga carrera intachable, de la que estoy orgulloso” o “los alumnos de la escuela han sacado las mejores notas en el torneo intercolegial, y el director los felicitaba orgulloso”.

Los símbolos también pueden ser motivo de orgullo por lo que representan, por ejemplo: “estoy orgulloso de mi bandera y de mi himno porque representan a mi patria”. Este sentimiento de orgullo exige respetarlos, cuidarlos y defenderlos.