Concepto de alcurnia

La palabra alcurnia nos llegó desde el árabe hispánico “alkúnya” a su vez tomado de “kunyah” en referencia a un modo de nombrar a una persona, en la cultura islámica, anteponiendo al nombre, la palabra “abu” en caso del padre” o “umm” si es la madre, con respecto a su hijo mayor (“padre o madre de”) aplicado no solo en relación a los hijos sino con cosas o ideas con las que se lo relaciona, y, en estos casos “abu” o “umm” se traducirían como “el del”, por ejemplo: Abu Nidal se traduce como “el del combate”.

Alcurnia, en español es el abolengo o linaje de una persona, que lo coloca en una posición social determinada, de acuerdo al estatus socioeconómico, nivel cultural, hazañas o trascendencia, que hayan tenido sus antecesores generacionales. Antiguamente, antes de la abolición de los privilegios feudales, lo componían, especialmente, los títulos de nobleza que pudiera tener por herencia (condes, duques, marqueses, barones) o pertenecer a la realeza, loq ue en algunos países aún se conserva.

Los apellidos son los que muestran, en la actualidad, la alcurnia de una persona, en relación con la familia a la que pertenece, y el reconocimiento social, que, con los años, ella ha ido obteniendo. En general, se habla de alcurnia, cuando se tiene prestigio, y se ha ocupado por varias generaciones posiciones encumbradas o se tiene un pasado ilustre, aunque también suele añadirse, para destacarse aún más, la consideración social de alguien, que es de “alta” alcurnia. Puede también aplicarse a personas jurídicas, como el caso de prestigiosas instituciones, avaladas por muchos años de eficiente y elitista trayectoria.

La riqueza o los títulos profesionales, no otorgan por sí solos, la alcurnia, ya que se necesita acreditar, un pasado familiar destacado a nivel social, y no solo personal.

Ejemplos de uso: “Mi familia no es de alcurnia, pero es un orgullo decir que somos gente de trabajo, honestos y responsables”, “Pertenezco a una familia de alcurnia, mi bisabuelo fue uno de los forjadores de esta nación”, “Manchó el apellido con sus bajezas, y la alcurnia familiar se ha esfumado”, “Sus abuelos eran de alcurnia, pero sus padres perdieron toda la fortuna en juegos de azar, y ahora son una familia desprestigiada”, “Mis padres quieren que elija para casarme a un hombre de alcurnia, sin importar mis sentimientos” o “Con orgullo les conté a todos mis amigos que ingresaré a la Universidad de Cambridge, prestigiosa y de alcurnia”.