Concepto de oscurantismo

La palabra oscurantismo se derivó de “obscurans” con el significado de oscurecimiento. La oscuridad a que hace referencia el oscurantismo es la de la mente; es no permitir que el saber ingrese en ella para iluminarla; o si se deja que el individuo se capacite, se impide que lo haga con libertad, dejando atados su pensamiento y accionar, a dogmas imposibles de análisis crítico.

El período que históricamente se conoce como oscurantismo es el del medioevo. En efecto, en la Edad Media europea, y hasta la aparición del Humanismo, el inmenso poder de la iglesia no solo religioso sino también político, impidió a la gente pensar con libertad, debiendo someter sus dichos y hechos a los preceptos bíblicos, a los que era imposible cuestionar. Las enfermedades eran consideradas castigos por malas conductas, por lo cual era inútil analizar las causas y tratamientos de las enfermedades, que se derivaban según su creencia, de la ira de dios, y que solo podrían remitir si el paciente se entregaba a la fe, al arrepentimiento y la oración, despertando la piedad divina. Quienes osaban interpretar la Biblia de otro modo que el que establecían los sacerdotes o realizaba un descubrimiento que contrariara los escritos bíblicos tal como le ocurrió a Galileo, era condenado a muerte. Obtener ganancias estaba mal visto, y solo una vida pobre, humilde y entregada a Dios aseguraba gozar de una vida ultraterrena en el paraíso, siendo esta etapa terrena un valle de lágrimas que se tomaba como un paso a la eternidad.

Concepto de oscurantismo

La denominación procede de una sátira del siglo XVI, titulada “Carta de los hombres oscuros” donde se efectuaba una profunda crítica a los monjes dominicos que abogaban por quemar todos los escritos con contenidos contrarios al cristianismo.

El Humanismo, el Renacimiento y más tarde la Ilustración pusieron fin a esta etapa sombría, y la calificación de oscurantismo se reservó para aquellos casos donde ciertos sectores populares son privados del derecho a educarse.