Concepto de parroquia

La palabra parroquia nos llega desde el latín “parochĭa”, a su vez tomada del griego παροικία o “paroikía” integrada por los términos: “para” que designa a algo que está junto a otra cosa, y “oikos” en el sentido de “casa”, teniendo en sus orígenes la significación de referirse a una vecindad. En la actualidad tiene una connotación religiosa y otra civil, ya que por un lado designa el lugar físico destinado al culto, que posee personería jurídica; al territorio bajo su jurisdicción espiritual y también al conjunto de sus fieles, que viven dentro de los límites que a la parroquia le fueron asignados. En su acepción de parroquia civil, en algunos países, como por ejemplo, Ecuador y Venezuela, son entidades subnacionales.

Concepto de parroquia

Las parroquias religiosas están a cargo de un párroco, denominación que en un principio se aplicaba en la antigua Roma a aquellos que brindaban albergue y provisiones a los viajeros, pasando a ser durante el cristianismo los que habitan entre sus feligreses, bajo la autoridad del Obispo de la diócesis, brindándoles cobijo espiritual.

Las parroquias católicas se constituyen en una iglesia particular de modo estable; están a cargo de un párroco que oficia como pastor; cuentan con una comunidad de feligreses y están bajo la autoridad del Obispo diocesano que las erige.

Es el sitio donde se reúnen los fieles los Domingos a celebrar la Eucaristía, se realizan bautismos, casamientos, comuniones, obras de bien y se inicia a los católicos en los rituales de la fe y en los caminos de la Salvación: “Todos los Domingos los fieles se congregan en la Parroquia para orar en comunidad con sus hermanos y el Señor” o “Ya reservé fecha para casarme en la parroquia de mi barrio donde fui bautizado”.

En las comunidades cristianas, al erigirse un nuevo poblado la instalación de una parroquia es un hecho significativo para consolidar la unión y el espíritu de comunidad. En América a partir de la colonización, se fueron fundando ciudades y con ellas las diócesis y las parroquias. En las ciudades que fundaban los españoles en América, no faltaban la plaza central, el Cabildo, el mercado y la iglesia matriz que operaba a modo de parroquia, estando a cargo del clero secular. Algunas parroquias estaban fuera del ámbito urbano.

Encontramos parroquias dentro del catolicismo pero también en la Iglesia ortodoxa, la de Escocia, la de Inglaterra, la de Suecia, la presbiteriana y la metodista unida.