Concepto de representación

La representación (del latín “representatio”) hace referencia al acto y al efecto de representar, verbo que proviene del latín “repraesentare”, que se integra con el prefijo “re” de repetición o reiteración, más el prefijo “prae” (que está adelante) y el verbo “esse” = “es”.

La representación es poner a otro ser, cosa o idea en sustitución del ser, objeto o idea original, y se da en varios ámbitos:

Las palabras o frases que uno pronuncia o escribe son la representación de una idea o concepto. Al escucharlas o leerlas, dichas ideas se nos aparecen representadas en nuestra mente y podemos así captar el significado del mensaje. Algo similar ocurre con las notas musicales que representan sonidos. En el arte es común usar símbolos que representan ideas, como por ejemplo ocurre con el símbolo que representa a la ideología comunista (la hoz y el martillo) o la paloma blanca que convencionalmente representa a la paz.

Concepto de representación

En el teatro, las representaciones consisten en llevar a la escena, vivenciándola, a través de actores que actúan en un escenario con cierto decorado, una obra de teatro escrita en un libreto, para que pueda ser apreciada en forma más realista por los espectadores. La representación puede también ser cinematográfica.

En el ámbito jurídico, ciertas personas requieren ser representadas por otras para ejercer sus derechos, pues tienen capacidad de poseer derechos pero no pueden ejercerlos por ellas mismas ya sea por no tener edad suficiente, por tener una discapacidad grave física o mental, etcétera. Por ello en el caso de los menores, actúan sus padres en representación, o uno solo de ellos si el otro ha fallecido o un tutor en caso de que no tenga padres; y un curador ejerce la representación en los casos de insania. En los juicios, los abogados son los que ejercen como especialistas en leyes, la representación judicial de sus clientes. Las personas jurídicas también necesitan que alguna o algunas personas físicas actúen en su representación.

La representación también suele usarse para referirse a la actuación de los gobernantes de las sociedades democráticas, que lo hacen en representación del pueblo soberano que los ha elegido.