Concepto de represión

La palabra represión proviene etimológicamente del latín “repressionis” y alude tanto a la acción como al efecto de reprimir, con el significado del poder arbitrario de impedir el ejercicio de una acción o a castigarlo si ya se realizó el acto.

Si hablamos de represión política hacemos referencia a las acciones violentas que usan quienes detentan el gobierno de un Estado para intentar impedir que los opositores ideológicos puedan manifestar sus opiniones, o realizar manifestaciones en forma libre. No se habla de represión cuando el poder aplica la ley para limitar acciones antijurídicas o para castigar a los culpables de delitos, incluso por medo de la violencia, ya que el Estado es el único que monopoliza el ejercicio de la coacción, siempre y cuando lo haga dentro del marco de la ley. Si bien en los gobiernos democráticos puede haber represiones a los derechos humanos, son mucho más comunes en los gobiernos dictatoriales, que suelen aplicar el terrorismo de Estado, reprimiendo con violencia a las ideologías disidentes.

Concepto de represión

En el psicoanálisis, la represión es aquello que el individuo guarda en su inconsciente por ser algo que lo lastima o que lo condena. Es un medio de protección que usa la persona de modo involuntario para evitar sufrir, por lo que “olvida” ciertos actos que ha visto, escuchado o protagonizado, o ideas inmorales o ilegales; pero que sin embargo, suelen aparecer en sus sueños o en ciertos actos, emociones o reacciones que le son difíciles de explicar.

La represión sexual puede ser involuntaria o inconsciente ligada a esta represión inconsciente, que genera un sentimiento de culpa; o puede ser religiosa o ética, y en esos casos, voluntaria o como exigencia de una autoridad moral o religiosa que puede coincidir con la política en aquello países donde las leyes religiosas tienen aplicación como normas jurídicas.