Concepto de status

La palabra status es latina, y significa estado o posición social. Cada persona cumple un rol en la sociedad lo que le asigna cierta posición más prestigiosa o no que las demás de acuerdo a cada cultura, y que puede variar con el tiempo. Esa posición o lugar que se ocupa en la sociedad dada por el nivel patrimonial, la ocupación laboral, el nivel cultural, etcétera, se llama status. El status siempre existe en relación con otros, o sea, dentro de la estructura social y sus enmarañadas relaciones jerárquicas.

En la Antigua Roma para poseer plena capacidad jurídica, o sea, gozar de todos los derechos legales y ser plenamente responsable por sus deberes, la persona debía poseer tres status: el status de libertad, primero y principal status, ya que los esclavos no poseían ningún reconocimiento legal como personas; el status de ciudadanía, que le otorgaba al ciudadano romano amplios derechos, mucho mayores que los que poseían latinos o peregrinos; y por último, el status de familia, de jefe de familia o pater, atribuido al más antiguo hombre siguiendo la línea de parentesco agnaticio o masculino (padre, abuelo o bisabuelo, dependiendo de si aún estaban vivos). Quien era libre y ciudadano romano, pero no pater, era un alieni iuris, sometido a la autoridad paterna.

En el Antiguo Régimen, anterior a la Revolución Francesa, los componentes de la sociedad se dividían en estamentos o estados, prácticamente inamovibles, ya que se basaban generalmente en el nacimiento, siendo hereditarios, que eran el clero, la nobleza y el estado llano. Luego de la mencionada revolución, este concepto fue sustituido por el de clases sociales móviles, basadas en el dinero que cada uno poseía. Los títulos nobiliarios fueron abolidos.

Aplicado a otros órdenes también se habla de si una determinada disciplina posee o no el status o jerarquía de ciencia, o de si una lengua tiene el status de ser universal, por ejemplo.

El statu quo significa “cómo se encuentran las cosas en el presente”. Las revoluciones tienden a querer modificar el statu quo, mientras las clases conservadores, se aferran a ese estado de cosas.