Concepto de sumerio

Se denomina sumerio al habitante de Sumer, civilización que se originó y creció en la Mesopotamia asiática, ubicada en los valles cercanos a los ríos Tigres y Eufrates, siendo la más antigua de la humanidad.

Hacia el año 3.500 antes de Cristo, este pueblo nómada comenzó a asentarse en los territorios mencionados, posiblemente provenientes del Asia Central y arribando por el Golfo Pérsico, fundando primero aldeas, cuyas casas, fabricadas con juncos entrelazados, se construían sobre montículos de tierra y eran fácilmente inundables, y hacia el cuarto milenio antes de Cristo, convirtieron sus aldeas en ciudades estados, al sur del valle del Eufrates, como las de Lagash, Ur Umma o Uruk. Sus altos edificios que querían llegar a las estrellas para adorar a sus dioses, sorprenden por su majestuosidad siendo las principales construcciones palacios y templos, que casi no se conservaron pues usaron para hacerlos ladrillos de barro. El más famoso monumento sumerio que pudo llegar a nosotros es el zigurat de Ur, cuyo exterior está hecho con ladrillos cocidos, y por eso pudo subsistir. Sus dioses tenían necesidades humanas, por lo cual el pueblo les ofrendaba comida, vino y cerveza.

Los dioses participaban de todos sus logros y fracasos. El rey de Lagash, Eannatum, escribió sobre piedra, que gracias a la ayuda de su dios pudo vencer al rey de Umma.

Uno de sus principales inventos fue la rueda. También por ser la zona muy inundable, aprendieron a desecar las ciénagas y aprovechar el agua para irrigación, levantando diques, canales, presas y depósitos. Los artesanos trabajaban el oro, la plata, el cobre y el plomo y obtenían bronce con aleación de cobre y estaño.

La escritura de los sumerios se llamó cuneiforme, pues sus trazos, que realizaban con un punzón de caña sobre tablas de barro, tenían formato de cuña. La escritura evolucionó de los pictogramas (dibujos de las cosas que observaban) a los ideogramas, signos que representaban ideas, como de la amistad el amanecer o el nacimiento.