Concepto de superación

Con superación aludimos a la acción y también al efecto de superar, verbo que procede etimológicamente del latín “superare”, integrado por el prefijo “super” que indica que algo está por sobre otra cosa, más la terminación “ar” que alude a que se trata de un verbo.

La superación consiste en superar algún resultado o estado previo, mejorándolo. La superación personal es algo positivo, siempre y cuando quien se supere no realice un desgaste exagerado que ponga en riesgo su salud física y/o psíquica.

Concepto de superación

La superación lleva al hombre a vencer escollos, a triunfar, a crecer en virtudes y fortalezas, para lo cual deben vencerse los miedos y acrecentar la autoestima, o sea, confiar en las propias capacidades: “Voy a planificar mi año, para lograr mis objetivos de aprobar todas las materias y recibirme en tiempo, superando el rendimiento que tuve el año anterior”, “El niño superó todos los exámenes y ahora goza de unas merecidas vacaciones”, “Superaré mis adicciones si pongo esfuerzo y mucha voluntad” o “Si bien tengo dificultades económicas, sé que las superaré trabajando con ahínco”.

Sin embargo se debe ser realista, ya que como toda virtud, y siguiendo las enseñanzas de Aristóteles, si es excesiva se transforma en un vicio. Por ejemplo: “El hombre intentó superar su propio récord de resistencia, pero su corazón que ya estaba enfermo y no resistió”, “Debes superar gradualmente tu miedo a las alturas, pues de hacerlo repentinamente puedes ponerte peor” o “Debemos intentar superar las ventas de la empresa, pero siempre legalmente”.

Vencer las dificultades y desarrollarse plenamente exige una constante tarea de superación, que puede resultar placentera o provocar desgaste, según sean los límites que se traten de superar y la forma de hacerlo. Tener metas reales y lograrlas en plazos adecuados y razonables, conocerse, indagar sobre el contexto y sus oportunidades, son modos de superación sanos y eficaces.

La sociedad actual exige muchas veces que estemos todo el tiempo superándonos, y en esa continua lucha por intentar crecer y progresar podemos dejar atrás cosas muy importantes, como la salud, la familia o los amigos: “Juan se superó en sus estudios, y ahora es brillante, pero pasó encerrado estudiando tantos años que casi no tuvo vida social” o “Quiso superarse en la dieta y estar tan delgada como las modelos que veía en la pasarela, y terminó enfermándose”.

No solo se superan los logros personales, sino que puede aplicarse a otros ámbitos de la vida social y natural, que sobrepasan ciertos límites, con consecuencias variadas: “La temperatura hoy superó la máxima de ayer y el día está agobiante”, “Los impuestos han superado en sus montos excesivamente los del año anterior” o “La gestión de este gobierno está superando las dificultades del anterior”.