Concepto de acoplamiento

La palabra acoplamiento hace referencia tanto a la acción de acoplar como a su efecto, proviniendo etimológicamente acoplar del latín “copulāre” con el significado de 'juntar'.

El acoplamiento implica entonces la acción de juntar dos partes o cosas, lo que puede suceder de modo espontáneo o natural; o artificialmente. De modo natural, por ejemplo se produce el acoplamiento o unión sexual entre animales, un macho y una hembra, con fines reproductivos. De forma artificial el hombre ha realizado acoplamientos para lograr productos culturales, entre ellos, los siguientes: el acoplamiento de un cajón a un escritorio, el acoplamiento de un vagón a un tren, el acoplamiento de un libro a una biblioteca, el acoplamiento de una piedra a un anillo etcétera.

Concepto de acoplamiento

Los acoplamientos mecánicos, que conforman las maquinarias, son dispositivos que unen los extremos de dos ejes para logar ventajas de conexión, de movimiento, fuerza o velocidad. Si consta de un ligamento fijo, y otros que son móviles con respecto a aquel, se configura un mecanismo, y si es estacionario es una estructura. Los acoplamientos pueden ser flexibles (de engranaje, de cadena, de rejillas de acero) o rígidos (de manguito, de anillo de bloqueo, cubo árbol, etcétera) según permitan o no su desalineación. Los rígidos inmovilizan los ejes que unen, por eso su alineación debe ser exacta.

También puede darse el acoplamiento eléctrico por conexión entre dos circuitos que permitan la transferencia de electricidad de uno al otro.

En Informática el acoplamiento hace referencia a la relación de dependencia que poseen entre sí las unidades de software, que conforman un sistema informático, para lograr una programación eficaz.