Concepto de afinidad

La afinidad consiste en tener ciertas cosas, animales o seres humanos, características comunes, siendo la afinidad total, una perfecta igualdad, que permite una total coincidencia. Entre las personas nunca existirá una afinidad total, pues cada uno tiene su propia esencia y personalidad que lo convierte en uno y único. Las cosas o sujetos afines se asemejan, tienen rasgos asociados, gustos parecidos, etcétera, aún cuando pertenezcan a especies diferentes, como se muestra en la imagen, ya que en este caso el amor recíproco los hace compartir un sentimiento de unidad.

Se denominan asignaturas o materias afines las que tienen objeto material en común aunque se distingan por su objeto formal. Por ejemplo tienen afinidad la Psicología, la Filosofía y la Sociología, ya que estudian las conductas y el pensamiento humano, en sus aspectos individual y grupal.

En el ámbito del Derecho, el parentesco por afinidad, también llamado en el lenguaje vulgar, parentesco político, es el que se genera en virtud del matrimonio, entre el marido y la mujer, y los parientes consanguíneos del otro de los cónyuges. Los cónyuges entre sí no son parientes. Puede ser en línea recta, como el parentesco entre suegro o suegra y nuera o yerno; que están en primer grado, igual que el hijo o la hija en el parentesco consanguíneo, aunque en estos casos en realidad no se trata de grados, ya que no hay generaciones, pero se hace una analogía con el parentesco biológico; o colateral, como en el caso de los cuñados, que están en segundo grado, igual que los hermanos consanguíneos.

En el parentesco por afinidad no se crea ningún vínculo parental entre los parientes consanguíneos de uno y otro cónyuge, aunque vulgarmente se los llame consuegros o concuñados, por ejemplo.

En electrónica se llama afinidad al proceso por el cual un átomo gaseoso neutro en su estado de energía mínima captura un electrón, formando un ión negativo, cuando se trata de energía liberada, y positivo, si la energía resulta absorbida.