Concepto de defensa

Derivada de igual palabra latina, defensa significa tanto la acción como el efecto de protegerse a sí mismo o a otros objetos o sujetos, ante la presencia de algo o alguien peligroso, para lo cual se emplea a veces el propio organismo, que cuenta con defensas naturales para combatir agentes patógenos, como la piel, la saliva, las lágrimas; y más internamente cuando el agente logra franquear las barreras exteriores, se encuentran con funciones de defensa, los fagotitos como algunos glóbulos blancos, y sustancias químicas humorales, presentes en el suero sanguíneo; o apéndices del cuerpo como brazos, manos o piernas, que sirven para golpear al atacante y repelerlo. Técnicas de defensa personal ayudan a perfeccionar los movimientos defensivos.

Concepto de defensa

El hombre, creador de cultura frente a una amenaza externa ha fabricado armas para defenderse, aunque también sirven para atacar. También ha amurallado ciudades o construcciones, puesto cerrojos en puertas, para defenderse de otros seres humanos; o creado diques para defenderse de inundaciones o vacunas para defenderse de infecciones, etcétera.

Jurídicamente se llama defensa, la garantía que tiene todo imputado de un delito para demostrar su inocencia o mitigar su condena, presentando pruebas que lo demuestren en un proceso judicial. La defensa se pone a cargo de un abogado, profesional conocedor de las leyes.

La legítima defensa es una figura jurídica que permite ejercer violencia contra terceros para evitar las consecuencias de un ataque, siempre que los medios empleados sean razonables a la magnitud de la agresión, con lo cual se evita la imposición de una condena judicial.

En el ámbito deportivo, la defensa es la que establece un sistema para evitar que anote puntos el equipo rival.

Cuando se presenta una teoría, un trabajo de investigación o una tesis doctoral, y se pide que se ejerza su defensa, se está solicitando dar los argumentos que fundamentan las conclusiones a las que se ha arribado.