Concepto de antiaéreo

La palabra antiaéreo está integrada por el término “anti”, que equivale a la preposición, “contra”, y aéreo, del griego “aeros”, que se traduce como “aire”.

Se aplica este calificativo a todo medio de defensa contra ataques que procedan desde el aire, por parte de aeronaves de fuerzas enemigas, ya sea para contraatacarlas, usando cañones (modernamente, automáticos) o misiles u otras armas, para derribar a las atacantes, o, si no se consigue ese objetivo, al menos, disuadirlas o tratar de alejarlas. Esto es conocido como defensa antiaérea, que se ejerce desde posiciones, en ámbitos terrestres o acuáticos.

Los orígenes de la defensa antiaérea, podemos hallarlos en la guerra Franco-Prusiana, conflicto armado que acaeció entre el 19 de julio de 1870 y el 10 de mayo de 1871. En ella se enfrentaron el Segundo Imperio Francés (y, luego, la Tercera República Francesa) y el Reino de Prusia. Cuando los prusianos sitiaron París, los franceses trataron de romper el asedio, atacando los globos aerostáticos enemigos, montando un cañón de una libra, modificado, sobre un carruaje tirado por caballos.

Sin embargo, su uso cobró mayor relevancia a partir del siglo XX, cuando comenzaron a hacerse ensayos, con diversos tipos de municiones señalizadores de humo y rastreadores. En la segunda década del siglo XX, Francia, Alemania, Estados Unidos e Inglaterra ya habían desarrollado defensa antiaérea, aunque tardarían en lograr la efectividad deseada, pues era difícil el ataque a blancos que estaban en movimiento, con pesados cañones. Por eso fueron ideadas, las ametralladoras, que se montaron sobre soportes (afustes) de pedestal, que probaron su mayor eficiencia. La Primera Guerra Mundial (1914-1918) fue el verdadero debut de la defensa antiaérea.

Así, comenzó a distinguirse, entre armas antiaéreas pesadas, que eran recomendables para lograr derribar blancos que volaran a grandes alturas; y las armas ligeras, para los de alturas bajas.

Desde fines de 1920, Alemania, fue perfeccionando sus armas antiaéreas, diseñando cañones automáticos, y, en 1935, la industria Krupp, ideó la manera de unir cuatro cañones automáticos de 20 milímetros en un mismo fuste, para potenciar el poder letal. También comenzaron a usarse cañones automáticos de 37 milímetros. La empresa Krupp, presentó un nuevo cañón de 88 milímetros, el FLaK 88, que debutó en la Guerra Civil Española.

En el curso de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se emplearon misiles impulsados por cohetes, entre otros muchos elementos de defensa anti-aérea, pero los bombardeos eran difíciles de contrarrestar.

Un gran avance en la defensa antiaérea estuvo representado, más tarde, por los misiles guiados

Actualmente, por ejemplo, Estados Unidos, cuya armada, designa a esta defensa como guerra antiaérea, usa, entre otras armas, misiles Stinger y anti-misiles Patriot.