Concepto de feudalismo

Es el régimen político, económico y social que imperó en la Europa de la Edad Media (siglos V a XV). Los reyes debieron, ante la falta de seguridad, ceder territorios y el poder sobre los mismos, a los condes, duques y marqueses, que a su vez subdividieron esos reinos en otros más pequeños, entregándoselos a los campesinos, quienes a su vez volvían a cederlos. Se estableció así una cadena de vasallaje, a través de una ceremonia llamada homenaje, donde, quien recibía tierras, caballos y otros instrumentos de trabajo se llamaba vasallo, y el que las cedía señor feudal. Estos señores feudales tenían pleno poder sobre los territorios que gobernaban, dictando leyes y cobrando impuestos sobre sus vasallos, pero como casi todos entregaban, y a su vez recibían tierras, eran recíprocamente, señores y vasallos. El único que no era vasallo de nadie, y sí señor feudal, era el rey pues él comenzaba la cadena. A su vez, los siervos de la gleba, que estaban en una condición muy marginal, pues a pesar de ser hombres libres, se vendían con la tierra a la que se hallaban sujetos, eran los últimos de la cadena, y no eran señores de nadie, sólo vasallos.

En cada reino se practicaba una economía de subsistencia y la actividad comercial era casi nula. El único factor de unidad entre los reinos era la iglesia católica, con un gran poder no solo religioso sino que se extendía al ámbito terrenal, siendo la iglesia poseedora de tierras, fuente primordial de riqueza en esta etapa.

Si bien hubo algunos adelantos tecnológicos, fue una etapa de poco progreso material y científico, donde la iglesia dominaba el pensamiento, que no era libre, sino sujeto a los preceptos bíblicos, lo que le asignó a esta época el nombre de oscurantismo, por la imposibilidad de expresar pensamientos creativos e innovadores, sin sufrir represalias. Las enfermedades, como la epidemia de peste negra que azotó a Europa en el siglo XIV eran explicadas como castigos de Dios a los hombres, y se rezaba para curarlas.