Concepto de gracia

El origen etimológico de la palabra gracia, nos remonta al latín, donde “gratia” era la honra tributada por el reconocimiento de un favor. En este sentido es que damos gracias cuando otra persona hace algo por nosotros.

En la mitología griega, las Gracias eran tres diosas, hijas de Venus, caracterizadas por su encanto y belleza. La menor era “Aglaya” diosa de la belleza, la segunda era “Eufrósine”, diosa de la alegría (de allí cuando uno dice, por ejemplo, me haces gracia, aludiendo a la risa o júbilo) y la mayor era “Talía”, diosa de las fiestas. En este segundo origen se habla de que una persona está llena de gracia, cuado es bonita, elegante y alegre, como dones concedidos a su persona sin concesiones a cambio.

En Teología cristiana la gracia divina alude a un don de Dios otorgado en forma gratuita “Ocurrió por obra de la gracia divina”. Está orientado a la buenaventura, trayendo a las almas a su seno.

Nuestra Señora de Gracia o Virgen de Gracia es una advocación Mariana de la zona española del Levante.

Golpe o tiro de gracia, es el que remata a alguien que ya está muy herido o agonizante.

Plazo de gracia, es aquel que se concede como un tiempo extra para cumplir una obligación.

Algo que causa gracia, es algo divertido y risueño. Se dice que los monos con sus piruetas hacen gracias o cosas divertidas.

También se alude con gracia al indulto o perdón de las penas. Otro significado se refiere al nombre de cada persona.

Caer en gracia, significa agradar a otra u otras personas al ser presentado a ellas.