Concepto de congruencia

Del vocablo latino “congruens”, congruencia significa convenir, estar de acuerdo, tener coherencia entre dos elementos o cosas, ser lógico u oportuno. Se empleó en principio en el ámbito religioso para designar a la gracia divina que sin destruir la libertad humana, obra sobre la persona. Luego fue extendida al plano de la matemática, para establecer que dos números enteros al ser divididos por el mismo número natural (m) poseen idéntico resto, o que dos expresiones algebraicas aparentemente distintas, tienen igual resultado. En este sentido, congruencia significa igualdad, que se representa por tres rayas horizontales colocadas entre los dos números o expresiones algebraicas, y que puede aplicarse también a las figuras geométricas. Dos ángulos de igual medida son congruentes. Dos triángulos son congruentes si poseen los mismos ángulos, y las medidas de sus lados son iguales.

La congruencia en el aspecto jurídico, es un principio de Derecho Procesal contenido ya en el Derecho Romano, donde se estableció que la sentencia debe guardar conformidad con la petición, tanto en la imputación como en la decisión, fundándose en los hechos y las pruebas invocadas, o sea en el contenido fáctico planteado. También está la congruencia contenida en las leyes de Partidas, específicamente en la Tercera Partida, Titulo XXII, donde luego de adoptar el principio, da dos ejemplos: uno es que no puede decidirse sobre casas o bestias, u otras cuestiones si no están contenidas en la demanda; y el otro ejemplo es que si se pleitea sobre la propiedad, no puede decidirse sobre la posesión.

La congruencia en materia procesal, entonces, se refiere a la conformidad entre lo decidido en la sentencia y las pretensiones de las partes manifestadas en el expediente, o entre la sentencia y la acusación, en caso de juicios penales, para resguardar el derecho de defensa en juicio, y que establece una limitación a la apreciación judicial del caso, impidiendo su parcialidad, y evitando decisiones arbitrarias. El juez no puede ir más allá en sus decisiones que lo peticionado por las partes. Esta congruencia requerida debe ser subjetiva, teniendo exclusivamente en cuenta a los litigantes, sin poder, por ejemplo, condenarse a terceros, que no pudieron ejercer su derecho de defensa; objetiva, vinculada al objeto y a la causa que motivaron la demanda, su contestación y las excepciones; fáctica, relacionado con los hechos denunciados; y probatoria, pudiendo, por supuesto, el Juez valorar las probanzas de acuerdo a su sano criterio.

Una persona de actuación congruente es aquella que obra en vistas a la consecución de los fines que se ha propuesto, o sea, en forma lógica. Un ser humano de pensamiento congruente es aquel que elabora ideas coherentes, ordenadas y sistematizadas lógicamente. Por ejemplo: "No es congruente decir que sos una persona humilde y ostentar tus bienes materiales" o "No es congruente que quieras tener un futuro prometedor y te pasas el día sin hacer nada".

Buscar otro concepto