Concepto de revertir

Revertir es un verbo irregular de tercera conjugación, que procede en su etimología del latín “revertere”, término integrado por el prefijo de reiteración “re” y por el verbo “vertere” en el sentido de “girar”. Revertir significa, literalmente, volver a tomar el estado, conducta o condición que se tuvo, o girar hacia atrás, para mejorar algo que había empeorado.

Hay situaciones desagradables, molestas, críticas o difíciles, que habitualmente las personas intentamos cambiar, para mejorarlas. Cuando estamos haciendo esto, decimos que tratamos de revertir lo que sucede, para tornarlo más agradable, sano y adecuado.

Ejemplos: “Trataré de revertir la situación crítica de la economía, aplicando medidas drásticas”, “Para revertir el estado de salud del paciente deberemos seguir un estricto tratamiento”, “Mi vecina sigue una dieta estricta para revertir su diabetes”, “Si bien revertir el proceso de envejecimiento de las personas es por ahora imposible, se han hecho muchos avances para retrasarlo” o “Debes revertir tu conducta, y volver a ser la persona generosa que eras hasta hace poco”.

En Zoología, se habla de reversión cuando en algunas especies aparecen rasgos ancestrales, que por varias generaciones no se habían presentado.

Revertir un pago significa que deba abonarlo otra persona distinta del deudor originario. Por ejemplo, en el servicio telefónico, el cobro revertido de las llamadas, permite que quien la pague sea el que la recibe y no el que la efectúe, si lo solicita este último, y el primero está de acuerdo.

También se aplica a las consecuencias de una acción que se desembocan en un determinado efecto o consecuencia, por ejemplo: “Tu gracia y simpatía revertirán en el gran cariño que te tendrán todos los que conozcan”, “La crisis económica que atraviesa nuestro país, revertirá en la pérdida del poder adquisitivo que tendrán nuestros salarios” o “La falta de cuidado del medio ambiente, revertirá en peligrosos cambios climáticos”.