Concepto de incógnita

La palabra incógnita procede en su etimología del latín “incognĭtus” vocablo integrado por el prefijo privativo “in” más el participio del verbo “cognoscere” = “conocer”. O sea que una incógnita es algo que se desconoce, que permanece oculto o no develado.

Cuando se dice que una persona “está de incógnita” nos estamos refiriendo a que oculta su verdadera identidad, en muchos casos por ser un personaje público que intenta pasar desapercibido o averiguar algún secreto, por ejemplo: “El actor no se dio a conocer para evitar el acoso del público y estuvo paseando con anteojos oscuros, de incógnito, por la playa” o “El policía vestido de civil, entró de incógnito a la taberna donde se reúnen los delincuentes para tratar de buscar pistas sobre el asesinato”.

Concepto de incógnita

Se aplica también a los secretos o misterios: “Su vida es una incógnita, nadie conoce a sus familiares y amigos”, “Hay incógnitas sobre el paradero del avión desaparecido días atrás en situaciones confusas” o “Lo que ocurre tras la muerte es una enorme incógnita”.

En Matemática, una incógnita es una cantidad que no se conoce y que es necesario hallar para poder resolver un problema o una ecuación. Puede haber una o más. Una ecuación es una igualdad formada por incógnitas representadas por letras (en general x e y) que encierran valores, denominados soluciones o raíces, que se deben descubrir para satisfacer la ecuación. Para ello en general se trabaja tratando de dejar sola a la incógnita de un lado de la expresión, lo que se denomina “despejar la incógnita” y poder así encontrar cuál es valor.