Concepto de oportunidad

Del vocablo latino “opportunitas”, compuesto por “op” que significa antes y “portus” que significa puerto, la oportunidad quería identificar el hecho de llegar a un puerto seguro, luego de una travesía marítima.

De ese origen, oportunidad pasó a ser el momento o tiempo indicado o conveniente para efectuar una acción, y que ésta tenga resultado positivo. La oportunidad puede estar constituida por factores intrínsecos o extrínsecos al sujeto. En el primer caso, estaría dada por ejemplo, cuando decimos: “Esta es mi oportunidad para rendir el examen pues estoy bien preparado” o “Es mi oportunidad de viajar pues mi salud es óptima”.

Con respecto a factores externos sería el caso por ejemplo, de cuando expresamos “Compremos en esa liquidación ya que es una oportunidad para adquirir bienes a menor costo” o “El día está soleado. Es una excelente oportunidad para pasear” o “Las acciones de la compañía bajaron, es la oportunidad de comprar”.

Hay una conocida expresión que dice que la oportunidad hace que alguien se convierta en ladrón, lo que expresa que cuando un sujeto ve las condiciones dadas y la falta de riesgo para realizar algo, es más frecuente que lo haga, aunque por supuesto disentimos de que esto sea lo correcto. Si bien en este caso podría existir la tentación dada por la existencia de una cosa ajena a disposición de cualquiera, ese impulso debe ser frenado por la razón. Sin embargo, en caso de actividades lícitas, es muy importante aprovechar las circunstancias satisfactorias, para lograr resultados más exitosos.

La frase: “Necesito otra oportunidad”, es frecuente oírla cuando un alumno desaprueba un examen, cuando alguien comete un error o un hecho ilícito, cuando se ha mentido y los demás pierden la confianza en uno, etcétera, significando que se quiere tratar de realizar bien o mejor las conductas anteriores fallidas, con un nuevo intento.

Se habla de oportunidad laboral cuando se ofrece un puesto de trabajo con óptimas condiciones y sueldo digno.

El economista y sociólogo de origen austriaco, Friedrich von Wieser, llamó “coste de oportunidad” a todas las opciones que se dejan de lado cuando se elige una, para efectuar una inversión.