Concepto de pensamiento crítico

El pensamiento (etimológicamente del latín pensare, que significa pesar) es una actividad intelectual, que implica imaginar, crear, abstraer, analizar, sintetizar, y solucionar situaciones problemáticas. A través del pensamiento se produce el conocimiento. El pensamiento crítico es el que evalúa el conocimiento adquirido, lo analiza, lo repiensa, para saber si es cierto, válido, creíble; o descartarlo por falso, inválido, no ético o ineficaz. Se trata de lograr la mayor objetividad posible en la búsqueda de lo verdadero, bueno, justo, y demostrable o sustentable.

Quien tiene un pensamiento crítico es aquel que solo acepta por válido lo que se funda en razones o argumentos, y no lo que quiere imponérsele como dogmas incuestionables.

Es importante no confundir el pensamiento crítico, con la crítica infundada. No significa la crítica por sí misma, porque sí, sino en el análisis minucioso de la información que llega hasta nosotros, para aceptarla o no, como válida de ser aprehendida.

A diario desde los medios de comunicación masiva, las personas son invadidas por mensajes contradictorios, inmorales, vejatorios, demagógicos; y por otros útiles y provechosos. Saber discriminar entre ellos, y tomar lo que sirve, de acuerdo a la escala de valores que cada uno posee, es tener pensamiento crítico. Algo semejante sucede con los discursos políticos, en los cuales se debe considerar si lo ofrecido por el candidato en su campaña política tiene sustento o se trata de meras utopías, para conseguir votos. El pensamiento crítico es indispensable para el buen funcionamiento de las sociedades democráticas pues supone escuchar a los demás, tomar lo positivo, discutir lo que parece negativo o erróneo, escuchando las razones del otro; y en su caso, importa también cambiar nuestro propio punto de vista, si nos convencemos de que no es el adecuado.