Concepto de empleador

Es empleador, aquella persona que da empleo, y es por lo tanto, muy importante social y económicamente pues es generador de trabajo remunerado, y contribuye a reducir el índice de desempelo. Es un concepto íntima y esencialmente relacionado con el de empleado, que es el otro sujeto de la relación laboral. Es sinónimo de patrón o jefe, aunque en estos casos, puede existir entre los empleados una relación jerárquica que haga que uno sea jefe del otro, sin ser necesariamente el que otorgó el empleo. Por ejemplo, el dueño de una empresa es el empleador de varias personas que trabajan bajo sus órdenes, y él les paga el sueldo; pero uno de ellos tiene el cargo de gerente, y los demás empleados lo aceptan como jefe pues tiene la autoridad de mandar; pero no es el empleador.

Como la ley supone que se encuentra en una situación de poder sobre el empleado que debe aceptar sus directivas en cuanto al trabajo a realizar, es este último el que está protegido por las leyes laborales.

Puede ser empleador una o más personas físicas o una persona jurídica, que solicite y contrate a uno o más trabajadores para que pongan a su disposición su fuerza de trabajo. Si el empleador es el Estado, se trtará de un empleo público, regido por las normas del Derecho Administrativo.

El empleador debe brindar a sus trabajadores un salario digno, respetando los mínimos legales, un lugar confortable para trabajar, no hacer discriminaciones entre sus empleados, cumplir con las normativas del derecho de la Seguridad Social, brindarles las vacaciones y licencias que la ley establece, respetar sus derechos sindicales, etcétera. Un deber importante es registrar a sus empleados, pues de lo contrario, carecerán de los derechos de la seguridad social, incurriendo en una falta grave, y contribuyendo al crecimiento del trabajo informal, mal llamado "en negro".

Puede despedir a sus empleados sin motivo, pero deberá compensarlos con una indemnización que varía de acuerdo al tiempo que haya durado la relación laboral. Si hay justas causas puede despedirlo sin indemnización, pero esos motivos deben estar plenamente justificados, pues si el empleado somete a juicio el despido, y las causas no están claras, los tribunales del trabajo resolverán ante la duda, en beneficio del trabajador. en el caso del empleo público, el empleador no puede despedir al empleado, sin motivo justificado, aún con indemnización, pues una característica y derecho del empleado público es que goza de estabilidad en su trabajo.

Así como los trabajadores pueden afiliarse en sindicatos, también los empleadores para acrecentar su fuerza en las negociaciones colectivas pueden formar asociaciones, pero mientras que los trabajadores no pueden actuar en ellas en forma individual, y solo pueden hacerlo a través de los sindicatos, los empleadores pueden hacerlo por sí solos o asociados.