Concepto de vida cotidiana

Lo cotidiano, del latín “quotidianus” que significa todos los días, nos ayuda a definir a la vida cotidiana como lo que acontece en nuestra existencia día tras día, o sea, a diario, y es el objeto de estudio de la Etnografía, rama de la Antropología Social, de la Sociología, de la Historia y de la Psicología Social.

La vida cotidiana de las personas de una comunidad en su conjunto, caracterizan una época o lugar y permite identificarlas, variando profundamente de acuerdo a la categoría social a la que se pertenece y al lugar de residencia y sus condiciones de vida.

Si estudiamos por ejemplo la vida cotidiana de la época de la Revolución Industrial estará fuertemente marcada por la realización de las tareas en las insalubres unidades fabriles. Si leemos el “Diario de Ana Frank” podremos visualizar que la vida cotidiana de aquellos que se escondían de la persecución nazi era totalmente alejada de las mínimas necesidades de la dignidad humana.

Quienes viven en un país en guerra harán actividades diferentes que quienes lo hacen en una zona pacífica, y quienes viven en un lugar inseguro, pobre, sin educación, salud y trabajo, desarrollarán una vida cotidiana mucho más sacrificada que quienes habiten en un lugar próspero.

En general la vida cotidiana de las personas adultas comprende una serie de rutinas compartidas, como levantarse a la mañana, asearse, desayunar, cumplir con sus obligaciones de estudio y/o trabajo, almorzar, seguir con sus obligaciones, merendar, distracciones (reunirse con amigos, mirar televisión, leer un libro) cenar y descanso nocturno. Ciertos hechos inusuales conmueven la vida cotidiana y la trastornan, como accidentes, inundaciones, tornados, crímenes, etcétera.