Concepto de comprensión

La comprensión significa el acto de comprender, que quiere decir a su vez abarcar, rodear, circunscribir algo.

Se usa este término en varios sentidos. En Matemática se dice que un conjunto se define por comprensión, cuando se mencionan las características comunes de sus elementos, sin nombrarlos uno por uno. El caso opuesto es por extensión. Por ejemplo, un conjunto está definido por comprensión cuando se dice que está integrado por los hijos del matrimonio del Sr. Juan Pérez y de la Sra. Rosa Fernández, y está definido por extensión cuando se diga que lo integran Marta, Josefina, Enrique, y Lucas Pérez Fernández.

En la lógica aristotélica los conceptos pueden definirse por extensión o por comprensión. En el primer caso el concepto abarca todos los seres que tengan la misma cualidad. Por ejemplo el concepto de animal es extensivo a todos aquellos que reúnan las cualidades propias de los animales. En el segundo es el conjunto de cualidades que caracterizan al objeto del concepto, y sin los cuales no sería lo que es. En el mismo caso del concepto de animal, serían sus atributos esenciales, como los de ser vivo, con movilidad, con alimentación heterótrofa, poseedores de instintos y sentimientos, y que cumplen el ciclo vital.

En el caso de la comprensión lectora nos referimos que al leer se pueda ser capaz de desentrañar en el texto su verdadero sentido, captado a partir de lo que ya se conoce, y actuando con flexibilidad. Quien comprende un texto puede ser capaz de explicarlo, extrapolarlo, vincularlo y justificarlo. Se comprende cuando se puede hacer una representación mental de lo leído, sobre la que se pueda ser capaz de operar. Puede llegarse a una comprensión errónea que significa que no se comprendió, y habrá que releer el texto tantas veces como sea necesario, para llegar a obtener la comprensión adecuada. Las palabras de significado desconocido o ambiguo pueden entorpecer la comprensión, lo mismo que si el lenguaje empleado no es del todo claro. La actitud del lector comprensivo es activa, implica involucrarse, descubrir, imaginar, colocarse en lugar del autor, y también cuestionarlo.

La comprensión es también una actitud de entender a otro que ha actuado de determinada manera, a veces, no de acuerdo a los cánones establecidos social o legalmente, interpretando las razones que lo llevaron a actuar de ese modo.