Concepto de entonación

La entonación es la variación en la sucesión de alturas o frecuencias al pronunciar las sílabas que componen las palabras que constituyen la oración, teniendo vinculación con el contenido que se quiere comunicar. Con las variantes de entonación las cuerdas vocales vibran de modo diferente en cuanto a su frecuencia.

Aplicando diferentes entonaciones, que funcionan a modo de señales, se puede enunciar, preguntar, ordenar o expresar admiración. Además de clarificar si está informando, preguntando u ordenado, sirve también para sistematizar el mensaje. No es lo mismo decir: Viene el jueves, que decir ¿Viene el jueves? o ¡Ven el jueves! y establece pausas entre enunciados.

Cuando enunciamos, la entonación sube hasta la primera sílaba acentuada, para luego mantenerse casi a la misma altura, y bajar a partir de la última sílaba tónica, de modo súbdito. Si en el enunciado se distinguen varios grupos fónicos (cada grupo fónico se distingue pues se desarrolla entre pausas) todos suben el tono desde su sílaba final, a excepción del último, donde el tono baja desde la última sílaba acentuada. Algo similar ocurre en la exclamación pero con un nivel más alto.

Al interrogar, la entonación sube hasta la primera sílaba acentuada, luego desciende hasta la sílaba tónica final y luego nuevamente sube hasta el final.

En Música se denomina entonación a la facultad de adecuarse quien canta, a los tonos requeridos, con las curvas que la melodía exige, para hacerla agradable al oído; quien no lo hace se dice que desafina. Ejemplo: “la maestra se enojó pues los niños desafinaron al entonar el Himno Nacional”. Quien entona encuentra el sonido exacto, ni más agudo ni más grave.

En Pintura se aplica a armonizar o graduar los colores o tonos para que sean compatibles y realicen el valor estético.