Concepto de expresión escrita

La expresión escrita es el modo de exteriorización de ideas, información, sentimientos, reclamos, peticiones, que utiliza el ser humano, plasmando sobre un soporte material o virtual signos gráficos convencionales que varían de acuerdo a cada cultura, y si contienen firma, o pueden de algún modo certificarse como auténticos valen como documentos probatorios, por ejemplos contratos civiles o comerciales, testamentos, títulos de crédito, actas de asamblea, etcétera.

La expresión escrita fue una elaboración cultural más tardía que la oral, surgiendo alrededor del año 3.000 a. C, y significó un gran avance para la humanidad, a tal punto que marcó convencionalmente el fin de la Prehistoria y el comienzo de Historia.

Las primeras manifestaciones escritas aparecieron en Sumer, pueblo de la Mesopotamia asiática, donde se hizo necesario contar con una memoria permanente que diera cuenta de los acontecimientos y de las transacciones comerciales que realizaban. Escribían usando pictogramas o representando los objetos reales, siendo antecedente de los jeroglíficos egipcios. Luego se diferenciaron los sonidos de las sílabas, hasta llegar a la creación del alfabeto. Los alfabetos semíticos no incluyen vocales, escribiéndose de derecha a izquierda. El griego a veces se usaba en ambos sentidos, aunque luego se acordó que fuera de izquierda a derecha. El más difundido en la actualidad es el alfabeto latino, que es el que se emplea en castellano, inglés, francés o portugués.

En el mundo antiguo se usó generalmente la escritura cuneiforme, o sea en forma de cuña, usando algún metal o junco, para escribir sobre tablillas de arcilla húmeda, que luego se cocían. Algunos pueblos no contaron con escritura hasta la llegada del cristianismo, como los eslavos, que recién lo conocieron en el siglo IX. En América precolombina, los incas, por ejemplo, tenían como escritura un sistema de nudos que denominaban quipu. La existencia del leguaje primero oral y luego escrito, permitió el desarrollo del comercio, la expansión de las ideas, de la información, de la religión y de la literatura.