Concepto de corriente

La palabra corriente que proviene de correr, se emplea en varios usos. Decimos por ejemplo “el corriente mes”, aludiendo al que está en curso, o expresamos que una palabra es de uso corriente para decir que es frecuente su utilización. “Estar al corriente” es saber lo que sucede. También se dice que algo es “común y corriente” cuando no posee ninguna característica especial que lo diferencie de los demás de su especie. “Ir contra la corriente” significa opinar o actuar distinto que el resto de la gente.

Las corrientes marinas son los movimientos de los océanos o de los grandes mares, cuyas aguas se trasladan en movimiento fijo y continuo. Estos movimientos se producen principalmente por el movimiento de rotación de la Tierra sobre su eje, en el que influye el relieve submarino y costero; y también por la acción de los vientos.

Se llama corriente eléctrica a aquella que circula por un conductor, denominándose continua si fluye siempre en igual dirección, y alterna cuando su intensidad es variable, y al pasar la intensidad por cero, cambia su dirección.

La corriente magnética es la que se ocasiona cuando el fluido magnético en estado neutro se pone en movimiento, bajo el influjo de los imanes.

En las ciudades existen redes de agua corriente que son tuberías por donde circula el agua potable, para ser utilizada por la población que la extrae de sus grifos.

Los vientos son corrientes de aire o aire en movimiento.

También se habla de corriente haciendo alusión a opiniones filosóficas coincidentes, por ejemplo el escepticismo, el empirismo, el racionalismo o el idealismo.