Concepto de aluvión

La palabra aluvión, procede etimológicamente del latín “alluvionis”, y con este término se designa a los sedimentos y sustancias sólidas, limo, grava, arena o arcilla, que arrastran las aguas, con su curso impetuoso, y los depositan en las márgenes de un río u otra corriente hídrica, y los depósitos que se forman en las orillas con esos materiales arrastrados, que, en ocasiones forman deltas. Las corrientes violentas de agua pueden provocar inundaciones en las regiones costeras, y, al retirarse las aguas, dejar los depósitos en las zonas que habían estado inundadas. Son frecuentes los aluviones de barro, en valles, quebradas y cañones. Suelen ser destructivos, pues, a su paso pueden arrasar con todo lo que encuentren. Ejemplos: “Se produjo un aluvión que arremetió contra los sembradíos, arruinando a los productores locales” o “En las orillas del río, hay un aluvión de restos arrastrados por la corriente”. Las explotaciones mineras a cielo abierto, muchas veces, se concentran en los aluviones, donde es común la aplicación de la metodología del dragado.

Por extensión, se aplica a todo aquello que es cuantioso e intempestivo, por ejemplo: “Recibí un aluvión de preguntas luego de exponer sobre un tema polémico, lo que si bien me agotó, al tener que responder tantas dudas y cuestionamientos, me gustó, pues despertó el interés de la audiencia”, “Hubo un aluvión de propuestas para solucionar el problema ambiental”, “Se produjo un aluvión de turistas en esta temporada y la industria hotelera está feliz” o “Hay un aluvión de inscriptos para cobrar la beca de estudios que ofreció el gobierno”.

En el ámbito jurídico, dentro del Derecho Civil y en el campo de los derechos reales, con respecto al derecho de propiedad, se le adjudican al propietario ribereño, las extensiones de tierra que se producen en los fundos, a causa de la acumulación de los sedimentos, que las aguas depositan en los mismos, al arrastrarlos en su curso, lo que se produce en forma lenta y paulatina. Es un modo de accesión de inmueble a inmueble, donde se unen dos inmuebles, y el propietario de uno de ellos adquiere lo añadido, por obra de la naturaleza. En Derecho, se diferencia el aluvión de la avulsión, donde la violencia de las aguas, arranca parte de un terreno y lo une al de otro propietario vecino.