Concepto de subrogación

Subrogación es tanto la acción como el efecto del verbo subrogar, que procede en su etimología del latín “subrogare”, integrado el término por el prefijo “sub” que indica una posición por debajo de otra cosa, y el verbo “rogare” en el sentido de rogar o pedir con insistencia.

Subrogar es sustituir, poner a alguien en lugar de otro. Se usa especialmente en el ámbito jurídico y con respecto a la gestación biológica.

En el Derecho

Subrogación se emplea para hacer referencia, a las sustituciones de personas, que ocurren en determinados negocios jurídicos, donde una de las partes intervinientes, deudora o acreedora, es reemplazada por otra persona, ya sea porque la parte original ha muerto y la reemplaza su heredero, o porque convencionalmente dos personas vivas han decidido ceder una a otra su crédito o su deuda, en este último caso con consentimiento del acreedor, ya que el nuevo deudor tal vez no tenga la misma solvencia que el anterior.

Por ejemplo, supongamos que Juan es acreedor de Pedro, pero a su vez Juan es deudor de Lucas. Para saldar su deuda con Lucas, total o parcialmente, Juan le cede sus derechos creditorios contra Pedro, y ahora es Lucas, por subrogación, el acreedor de Pedro. Otro caso podría ser que María compre un inmueble hipotecado. Ella salda la deuda que motivaba la garantía, y ahora ella se subroga en los derechos del acreedor originario contra la persona que le vendió el inmueble hipotecado por una deuda que ella no contrajo, y que saldó para liberar la propiedad.

En Obstetricia

La maternidad subrogada, o vientre alquilado, es la situación en la cual quien gesta al bebé, por motivos altruistas o con fines lucrativos (esto está limitado legalmente) lo hace para que luego de nacido, sea otra persona la que se convierta en madre y/o padre del niño, desvinculándose ella de todo lazo jurídico y emocional con el nuevo ser. Puede ser que ella haya aportado su óvulo, habiéndose producido el embarazo de modo tradicional (como ya la Biblia relata que Abraham tuvo a su hijo con Agar, su esclava al no poder hacerlo con se esposa Sara) o por inseminación artificial; o que directamente le haya sido implantado el embrión ya fecundado “in vitro” por una pareja, y ella solo se limite a albergarlo en su útero y darlo a luz. Los avances científicos y tecnológicos han posibilitado muchos avances al respecto.