Concepto de impostor

la palabra impostor procede del latín “impostoris”, término integrado por el verbo “imponere” en el sentido de “poner por encima”, más “tor”, que es un sufijo que denota al agente activo de la acción.

En sus inicios se aplicaba para calificar a aquel que cometiera el acto de poner sobre alguien inocente las responsabilidades o culpas, para luego afianzarse el significado con el que actualmente lo conocemos, sin perder tampoco su sentido original, que es el de suplantar la identidad de otro, ilegítimamente.

Un impostor es entonces alguien que engaña: “Mi primo es un impostor, me ha dicho que había un terrible secreto de familia que me angustió toda la vida, y era falso”; o quien le atribuye culpas a otro que no las tiene: “Un impostor dijo que le había hurtado dinero de su billetera”, o una persona que finge ser alguien diferente: “Se presentó como la persona con la que yo había hablado por teléfono, pero era un impostor” o “Cambió su identidad para no ser aprehendido por la policía, pero el impostor fue descubierto con su pasaporte falso, tratando de huir del país”.

En Literatura

Philip K. Dick, escritor estadounidense escribió “Impostor” relato que se publicó en el año 1953, del género ciencia-ficción. La película, conocida como “Infiltrado” en España, de 2002, estuvo basada en su argumento, que trata de un androide acusado de impostor, cuya misión sería la destrucción de la Tierra.

“El Impostor” es el título que escogió el escritor español, Javier Carcas, para la novela que publicó en el año 2014. Se trata de la historia real del sindicalista Enric Marco Batlle quien se creó una vida ficticia como sobreviviente del holocausto nazi, llegando a través de este ardid a ser presidente de la "Asociación Amical de Mauthausen y otros campos" en Barcelona, y hablando en el Parlamento español en 2005 en su carácter de víctima de la persecución nazi.

En Psicología

Se conoce como síndrome del impostor, a aquel sentimiento que experimentan ciertas personas de no ser merecedoras de sus logros.