Concepto de erguido

Erguido es la acción y el efecto de erguir, del latín “erigere” en el sentido de “levantar”. Se dice de aquellas cosas que se mantienen en su lugar, sin perder su punto de apoyo, y por ende, resistiendo la caída: “A pesar de los fuertes vientos, los árboles y las construcciones siguen erguidos” o “Logré mantener erguido el cable sosteniéndolo con clavos”.

Se dice que alguien está erguido cuando está en posición firme, altiva y con la columna vertebral recta: “Camina erguido, de lo contrario tu columna podrá verse afectada”, “Los soldados desfilaron erguidos en el homenaje del día de la patria”, "las modelos desfilan erguidas por la pasarela" o “Se les exigió a los niños que permanecieran erguidos mientras se izaba el pabellón nacional”.

El ser humano adquirió la postura erguida, a través del proceso de hominización, como parte de la adaptación al ambiente pues esta postura le posibilitó atravesar zonas pantanosas y de altas hierbas, cuando las selvas con sus arboledas comenzaron a mermar y el hombre debió desplazarse por el suelo, permitiéndole, además, liberar el apoyo de las manos para andar, y posibilitarle así, asir con ellas objetos.

Adoptar una postura erguida no es solo un tema de estética, sino que mantener el cuerpo alineado evita futuros problemas en el sistema músculo-esquelético. Lo opuesto a la postura erguida es la encorvada, que deforma la columna vertebral.

Por extensión puede aplicarse a las cosas inmateriales, como por ejemplo al alma o al espíritu. Un espíritu erguido es aquel que no se deja amilanar ni avasallar, que no se doblega con facilidad, propio de quienes tienen una alta autoestima y confianza en sí mismos.

El Dúo Dinámico, integrado por los españoles, Manuel de la Calva y Ramón Arcusa, tituló a una de sus canciones “Resistiré”, en cuya letra se expresa que se permanecerá erguido frente a todo, refiriéndose a mantenerse firme y sin doblegarse frente a las adversidades, diciendo que puede ser que se doble, que se sienta angustiado o temeroso; pero no que se quiebre, sino que pueda resurgir para seguir luchando.