Concepto de fotografía

Etimología y significado

La palabra fotografía, es un sustantivo femenino, que proviene del griego, “photo” que significa luz y “grafe” que quiere decir escritura, o sea escribir por medio de luz.

Las primeras fotografías

Se trata de un arte que implicaba la reproducción de imágenes utilizando reacciones químicas. Para ello las imágenes se recogían en una cámara oscura. La imagen invertida del objeto captado, era concentrada por la luz de una lente que fijaba el objeto, y por medio de espejos, se la reflejaba en un plano. Luego eran impresas en papel, lo que recibe el nombre de heliografía. Esto fue logrado por primera vez en 1816, cuando aún la Revolución Industrial no había estallado, pero ya surgían las primeras invenciones; y se debió a la labor de Nicéphore Niepce. A partir de allí la fotografía fue evolucionando apareciendo el daguerrotipo, obra de Daguerre, que logró detalladas imágenes sobre placas de cobre cubiertas por plata, fotosensibilizadas con yodo. Se revelaba la imagen con vapor de mercurio y se la fijaba con una solución salina.

Importancia de la fotografía

La fotografía permite capturar una imagen exacta de la realidad, y conservarla a través del tiempo, perpetuándola. Si bien nuestra memoria recuerda los hechos pasados, las fotografías son un testimonio que queda documentado, y permite, aun si el olvido acaba borrando los sucesos, o quienes los vivenciaron ya no están, acceder a esos momentos. Lo fotigrafiado es estático, a diferencia de los videos, que son dinámicos.

La fotografía en el siglo XIX

Posteriormente surgió el negativo inventado por Talbot, que permitió hacer copias (1841). Una década después, el papel fue reemplazado por una placa de cristal. Los hermanos Lumiere en 1907 perfeccionaron el sistema de fotos en color, aunque ya el inglés Maxwell había sacado la primera foto en color en 1861.

Las fotografías actuales

Las actuales cámaras digitales, también se basan en la exposición de la imagen a la luz, pero el procesamiento y el archivo son digitales. La imagen se enfoca por medio de un objetivo, que refracta los rayos de luz que provienen del objeto, formando una imagen al hacerlos converger. La cantidad de luz que entra por el objetivo es regulada por el diafragma. El obturador determina el tiempo que durará la exposición. Las cámaras tradicionales usaban rollo, las digitales usan un sensor, produciendo un fenómeno electrónico en lugar de químico. La información obtenida es traducida al sistema binario, y luego se almacena en la memoria de la cámara.