Concepto de moderno

La palabra moderno nos remite en su origen al vocablo latino “modernus”, a su vez procedente de “modo” que indica que algo sucede ahora. Se usó desde el siglo V y especialmente luego del Renacimiento para indicar que algo es actual o reciente. La Edad Moderna, nacida para algunos historiadores con la conquista del territorio americano en 1492 y para otros con la caída del Imperio Romano de Oriente, implicó una serie de cambios a nivel político (recuperación del poder real) económico (inicios del capitalismo y aparición de la burguesía) religiosos (división del cristianismo) y científicos (nuevos descubrimientos y avances de la ciencia). La Edad Moderna vio su fin en 1789 con la Revolución Francesa.

Lo moderno es lo opuesto a lo antiguo, lo que ya quedó obsoleto y que alguna vez fue moderno, ya que todo es una cuestión circunstancial. Lo que hoy es moderno pronto dejará de serlo cuando aparezca otra cosa que lo sustituya.

Ejemplos: “Ese reloj que usas no es moderno pero tiene su encanto al ser una herencia familiar”, “Debes ser más moderno en tu vestimenta; por ahorrar, usas ropas que compraste hace 20 años y la moda cambió”, “Reemplazaré mi viejo televisor por uno más moderno” o “Los celulares dejan de ser modernos en unos pocos meses; siempre está saliendo un nuevo modelo”.

Históricamente lo moderno es lo que se corresponde con el tiempo actual, lo que aún no conforma el pasado mediato.

Las ideas o costumbres modernas son aquellas que quiebran con lo que hasta momento se creía o era tradición: “Estos muchachos modernos lo cuestionan todo, antes éramos más respetuosos con nuestros mayores” o “Es muy moderno para mí la costumbre de los adolescentes de viajar en grupo, de vacaciones, no me acostumbro y me cuesta ver a mis nietos sin sus padres en lugares distantes”.

El arte moderno designa cualquier expresión artística no convencional, acorde al concepto de modernidad, que predica liberarse de la tradición y exaltar la razón humana crítica, el individualismo, la sensibilidad y la libertad, lo que coincide con el nuevo orden nacido a partir de fines del siglo XVIII y predicado por el Iluminismo, aunque el rigor cronológico para determinar la época no puede hallarse y abarca muchas tendencias y movimientos, que buscan entre otras cosas la libertad de formas, el juego de luces y espacios y la abstracción.

La película “Tiempos modernos” dirigida por Charles Chaplin quien también la protagonizó, es del año 1936, representando la transición del cine mudo al sonoro. En ella se muestra la explotación y la rutina de los empleados fabriles de la época, por lo cual puede ser calificada de crítica social a la modernidad y al modelo de la eficiencia de Taylor, que produce la llamada “alienación” de la que habla Karl Marx.