Concepto de fragancia

Del latín “fragantia” procede la palabra fragancia, la cual a su vez se derivó del verbo latino “fragere”, en el sentido de esparcir olor agradable.

Ante el estímulo de una fragancia, el sentido del olfato se activa y manda al cerebro una sensación de placer. Es por ello que las fragancias son utilizadas para mejorar el estado psicofísico a través de ciertas técnicas como la aromaterapia.

Los olores agradables han causado en las personas sensación de agrado y bienestar desde siempre, y por eso las fragancias fueron utilizadas desde los albores de la historia para que los recintos cerrados y las personas tuvieran un olor grato y atrayente. Fueron los egipcios quienes les dieron gran importancia, y luego los árabes y los romanos. Se vinculaba su uso al prestigio social y también a los ritos religiosos.

La Biblia menciona varias veces el uso de fragancias, tanto con fines religiosos, como el sacerdote Aarón que le añade al incienso esencias aromáticas; como con el objetivo de lograr mayor seducción como Judith que usa fragancias para lograr atraer al general asirio Holofernes, para luego embriagarlo y decapitarlo.

En la actualidad es Francia la que se destaca por sus perfumes de refinadas fragancias.

Las fragancias pueden ser de diferentes tipos y las preferencias por unas u otras son altamente subjetivas. Hay algunas que son cítricas, otras florales y las hay que tratan de imitar el aroma de algunos alimentos, como las de vainilla o chocolate, o el suave encanto del olor de la piel de un bebé. Las corporales se diferencias entre las que son para hombres y para mujeres. Algunas son naturales como la fragancia de las flores y otras han sido elaboradas en forma artificial para hacer perfumes, jabones, lociones, etcétera, lo que dio lugar a una pujante industria.

Todos hemos sentido esa sensación desagradable de lo que huele mal y lo bien que se siente aspirar una fragancia que nos reconforta: “Tu casa huele mal desde que vives con tu lindo perrito, compra un buen desodorante de ambiente para que tenga una fragancia que quite ese desagradable aroma” o “La fragancia que usas es deliciosa, comparte conmigo cuál es así también la uso”.