Concepto de blusa

El origen de la palabra blusa es incierto, pero, a nosotros, nos llegó desde el francés “blouse” usado el término, en Francia, para nombrar a una especie de bata de lienzo, que utilizaban para trabajar, los campesinos y obreros fabriles, desde el siglo XVIII, extendiéndose luego su uso, hacia fines del siglo XIX, para designar a un tipo de prenda, que cubre el torso, que utilizan en especial las mujeres, aunque también suelen lucirla los niños, siendo de tela fina, en general, de algodón o seda. Algunas pueden tener ciertas transparencias, y otras ser más gruesas, opacas y discretas, como las fabricadas de gabardina.

Las blusas, se parecen a las camisas, y hay mucha confusión a la hora de diferenciarlas, aunque, en general las camisas poseen cuello y son abotonadas adelante, lo que no es requisito en las blusas, siendo las camisas más empleadas en ámbitos formales, y las blusas como vestimenta casual. Sin embargo, algunas blusas pueden ser de telas costosas y tener importantes adornos. Otras blusas son usadas como prenda de lencería. Las blusas alcanzaron gran popularidad en la primera década del siglo XX, siendo bordadas u ostentando plisados, puntillas y otros adornos, fabricándose muchas veces, en serie, con el despegue de la industria textil. Si las blusas llevan botones, al igual que las camisas femeninas se colocan en el lado izquierdo, y los ojales a la derecha, de modo opuesto a como se abotonan las camisas masculinas, sin que haya una explicación razonable de tal diferencia.

Ejemplos de uso: Me pondré una blusa y un pantalón para estar cómoda en la reunión de trabajo”, “En mi guardarropas tengo blusas de tonos lisos, y otras estampadas, de manga larga y corta, adornadas y sencillas, para usar según la ocasión”, “No es difícil coser una blusa que sea solo abierta en el cuello y que no lleve botones”, “He comprado una blusa en la tienda que tiene detalles en el cuello muy bonitos” o “Ponte una blusa sobre la maya para volver de la playa, pues, si no, no te dejarán entrar al hotel”.

En Pintura, "La blouse roumaine", que se traduce como “la blusa rumana”, es el título de una pintura realizada en 1940, por el pintor francés, Henri Matisseque, donde se muestra a una dama luciendo una blusa tradicional rumana con sus bordados característicos, que puede apreciarse en la galería del Museo de Arte Moderno de Paris.

Buscar otro concepto