Concepto de pantomima

La palabra pantomima procede etimológicamente del vocablo griego “pan” que alude a una totalidad, y “miméomai” que se traduce como “imitar”, por lo cual una pantomima es una “farsa” o “imitación”.

La pantomima es la representación de un tema o significado, usando gestos o mímicas y sin mediar palabras. Quien lo hace recibe el nombre de “mimo”. Estos abundan en el arte callejero.

La pantomima era frecuente en las fiestas dionisíacas griegas, donde nació. Estas celebraciones en honor al dios Dionisio, de vino y la fecundidad, se hacían en época de cosechas, como agradecimiento. Cuando el teatro valoró la palabra por sobre los gestos, y lo intelectual sobre lo corpóreo; los mimos, considerados ya como incultos, siguieron haciendo sus representaciones en las plazas, para el pueblo común. Con la conquista por parte de Roma de Grecia, la pantomima fue adoptada por los romanos para representar eventos bélicos y satirizar a personajes públicos, ya que para ellos el cuerpo tenía una gran relevancia en la labor de los actores.

La comedia del arte que se impuso en Italia entre los siglos XVI y XIX, es un teatro popular que utilizó mucho la pantomima como recurso, amén de la acrobacia y las máscaras.

En los inicios del Cine, un actor que se destacó por sus pantomimas fue el actor inglés Charles Chaplin (1889-1977) pues al principio el cine fue mudo, y los argumentos debían ser expresados con gestos.

También se aplica a todo engaño o simulación, que pretende fingir lo que no es u ocultar algo: “El niño hizo una pantomima para fingir una enfermedad inexistente y lograr que su madre le permita ausentarse de la escuela”, “Mediante una pantomima, el pícaro le hizo creer a la anciana que era un conocido, para poder estafarla” o “Hizo una gran pantomima para mostrar un arrepentimiento que era evidente que no sentía, y el castigo le fue impuesto tal como se lo merecía”.