Concepto de vals

El origen de la palabra vals lo hallamos en la lengua alemana. Procede de “walzer”, a su vez integrado el término por “walzen”, verbo que se refiere a dar vueltas, a lo que se agrega el sufijo de agente “er”. Lo tomó el francés como “valse” y de allí, el español.

Se trata de un baile de salón, cuya creación data del año 1776, y su lugar se estima que fue Viena, en la ópera “Una cosa rara” del compositor español, Vicente Martin, donde aparece una melodía que es muy similar a la del vals.
El origen de esta elegante danza, tal vez esté en los bailes de los campesinos medievales de Austria y Alemania, o en una danza popular de Bavaria; pero luego se introdujo en los refinados salones europeos, ligado a la libertad que acompañó el triunfo de las ideas revolucionarias en Francia, que permitió este acercamiento, al bailar, en la pareja. Paralelamente aparecieron otras expresiones de esta nueva libertad en la danza, como la tarantela italiana, el gopak ruso, la czarda húngara o la polca en Europa central.

Se baila en parejas, donde el caballero apoya su mano derecha sobre el hombre izquierdo de la dama, y ésta su mano izquierda sobre el brazo derecho de su compañero de baile. Se realizan durante su ejecución, movimientos de giro y traslación, con un ritmo lento. La música que lo acompaña tiene ritmo ternario, con un primer tiempo más fuerte que los otros dos, y 16 compases. El vals vienés es de pasos rápidos. Cada región crea su propia versión, y así tenemos, vals francés, uruguayo, argentino, mexicano, peruano, etcétera.

El compositor austriaco, Josef Franz Karl Lanner (1801-1843) es a quien se le atribuye haber reformado el vals, refinándolo, para adaptarlo a las clases altas.

Uno de los más prestigiosos y afamados compositores de vals fue el austriaco, Johann Strauss (1825-1899), apodado “el rey del vals”. Uno de sus valses más conocidos es “Danubio azul”, de 1867. Este compositor hizo trascender el vals, fuera de Austria y alcanzar prestigio internacional.

El gran auge del vals cede terreno tras la Segunda Guerra Mundial, y cobran notoriedad, el charleston, el cake walk y el bunny hug. Sin embargo, es una danza y una música que están siempre presentes, especialmente en eventos sociales importantes, como cumpleaños de 15 años, donde la niña baila con su padre, amigos y familiares, o casamientos, donde se abre con la danza de la pareja de contrayentes, y se suman luego los invitados.