Concepto de daño moral

Un daño es un perjuicio que se sufre, el que puede ser material, cuando se traduce en roturas, desperfectos o anomalías físicas, tangibles y observables en objetos o sujetos; o moral, que es un detrimento psicológico, un mal que afecta los sentimientos de alguien, angustiándolo y haciéndolo sufrir.

La diferencia entre ambos daños, es que el material es susceptible de medirse en dinero, por ejemplo, si un auto resulta averiado, se puede pedir un presupuesto sobre el costo de la reparación; pero si alguien resulta lesionado en su psiquis es imposible valorarlo económicamente. Solo puede hacerse una apreciación subjetiva de su cuantificación en dinero.

En ocasiones el daño moral surge sin la existencia del material, cuando por ejemplo alguien hiere los sentimientos de otro, mintiéndole o siéndole infiel; y en otros casos, es consecuencia de una daño material, como el caso de que a alguien le incendien su casa, provocándole un menoscabo económico susceptible de valoración monetaria, pero junto a ese daño, también se afecten los sentimientos que pueden involucrar recuerdos de ese hogar, que podrá reconstruirse, pero no con la historia que albergaba. Otro caso puede ser el de alguien que se somete a una cirugía estética que le daña su rostro, pero, a la vez, le causa una profunda desazón verse afectado en su imagen, ocasionándole menoscabo en su autoestima y problemas de relación social.

Los daños que alguien sufre, pueden ser causados por esa misma persona, por otro u otros, o por algún accidente (hecho involuntario).

En el ámbito jurídico, el daño, da lugar a la responsabilidad civil del autor del mismo (y penal si constituyó un delito) sea este daño material o moral y extra patrimonial, siempre que un interés reconocido por las normas jurídicas haya sido ilegalmente atacado. La consideración del daño moral como indemnizable es una postura relativamente nueva, pero actualmente extendida a nivel mundial, aunque algunos códigos civiles, como el alemán, descarten algunas situaciones de daño moral como indemnizables, como los daños a la salud o la privación de libertad. El Código Civil italiano acepta la reparación del daño moral que provocan las acciones delictivas.

Para la doctrina clásica italiana se debe distinguir el daño moral objetivo del subjetivo, siendo el primero, el daño en la consideración de la persona como sujeto social., como el caso de haber sido objeto de una calumnia; y el segundo, el sufrimiento individual que le ocasiona, por ejemplo, que le hayan matado a un ser querido.