Concepto de deliberación

Deliberación, del latín “deliberatio” es el resultado de deliberar, que es un proceso racional donde se evalúan los pros y contras de tomar una decisión o decidir entre alternativas. Una decisión acertada, se toma, en general, tras una deliberación, que ni más ni menos que tomar una decisión premeditada, valorando lo positivo y negativo que ofrece cada opción.

La deliberación es más frecuente en quienes son prudentes, moderados y sensatos; siendo más difícil en aquellos que son ansiosos e impulsivos, y se lanzan a la acción sin medir las consecuencias.

La deliberación puede ser personal, cuando el individuo se plantea hacer algo que depende de su exclusiva voluntad, pero que no está totalmente convencido de que sea lo mejor, lo más eficaz o lo más correcto. En muchos casos, la deliberación es fruto de presentarse dilemas éticos.

Ejemplos: “He deliberado lo que es más conveniente para mi futuro, si solo estudiar y controlar mis gastos, o estudiar y generarme ingresos a través de un trabajo, lo que hará que mi carrera se prolongue”, “Estoy deliberando si es conveniente que olvide los malos momentos que viví con mi pareja y tengamos un nuevo comienzo tal como ella me propone”, “Pensé sobre las razones que me llevaron a robar, y llegué a la conclusión que frente a varias opciones, elegí la equivocada, por no deliberar sobre las consecuencias que tendría”, “El médico deliberó si era conveniente dejar al paciente en vida vegetativa o retirarle el respirador” o “Tras mucha deliberación interna, he resuelto que voy a renunciar a este trabajo que me resulta tedioso”.

Las deliberaciones colectivas, se toman para la toma de decisiones conjuntas, como suele suceder, por ejemplo, para llevar adelante, en una empresa, un plan de negocios; en un grupo de estudiantes, para efectuar la conclusión de un trabajo de investigación; o, en un jurado, para determinar si un imputado es culpable o inocente.

A diferencia del debate, en la deliberación no se trata de imponer una idea u opinión sobre las demás, sino de escucharse y analizar en conjunto la decisión o respuesta más acertada.

En el caso de los juicios por jurados, los ciudadanos que integran el mismo, se reúnen en privado y reflexionan sobre los hechos y las pruebas aportadas por la fiscalía y la defensa, en un proceso penal, para evaluar la participación del imputado y su posible culpabilidad, para arribar a un veredicto.