Concepto de aeróbica

Aeróbica es una palabra griega que significa con aire u oxígeno. Los organismos eucariotas y algunas bacterias poseen respiración aeróbica, pues son seres que necesitan oxígeno (aerobios) para cumplir sus funciones vitales. La función se efectúa a nivel celular y es obra de uno de los órganos, la mitocondria, que posee varios compartimentos (dos membranas mitocondriales, una interna y otra externa, un espacio intermembranoso y una matriz) con la finalidad de aportar energía. Tiene dos etapas primeras donde se produce la degradación de la molécula de glucosa, y una tercera y última donde participa el oxígeno.

Es aplicado también el termino aeróbica, a las actividades físicas que necesitan aumentar la respiración para experimentarse. El oxígeno del aire es el combustible, que permite romper las moléculas de glucosa, para obtener adenosín trifosfato o ATP, y con ello la necesaria energía.

Las actividades aeróbicas pueden ser competitivas o no competitivas. En ellas se utilizan los piernas o los brazos, que en su actividad muscular hace que el corazón bombee más sangre y los pulmones se oxigenen. Su práctica se intensificó a partir de 1970, luego de la publicación del libro “aerobics” (1968) del Dr. Kenneth Cooper, cuando se comprobó que la activdad aeróbica es muy buena para el corazón, si se practica con regularidad (al menos tres veces a la semana durante un mínimo de 15 minutos). Cooper lo empleó para el entrenamiento militar.

Son actividades aeróbicas el caminar a paso rápido, la danza aeróbica, el fútbol, el remo, el patín, saltar a la soga, remar, escalar, trotar, andar en bicicleta o nadar. Sus requisitos son: actividad moderada prolongada temporalmente, lo cual implica resistencia, pues no deben practicarse con mucha intensidad; pero sin pausas.

Las actividades aeróbicas deben controlarse para evitar la fatiga. Por ejemplo en una carrera, se debe cada tanto (5 o 10 minutos) controlar que las pulsaciones estén entre 150 a 170 por minuto. Si están por debajo debe intensificarse el ejercicio, y si están por encima, disminuirse. es normal, que luego de una intensa actividad se sienta la necesidad de comer, porque el organismo necesita glucosa para repòner la energía gastada. Debe hacerse un precalentamiento, hidratarse frecuentemente y usar vestimenta y calzado cómdo y adecuado.

Son utilizados muchas veces como parte de regímenes para adelgazar pues son grandes aliados a la hora de quemar calorías.

Si bien las actividades aeróbicas son muy recomendables para cualquier persona sana; deben practicarse bajo supervisión médica, si se padece de problemas cardiacos, o se es obeso o fumador.