Concepto de astenia

La palabra astenia, se formó a partir de términos tomados de la lengua griega: el prefijo negativo “a”, “sthenos”, que se traduce como fuerza y el sufijo de cualidad, “ia”. La astenia es la condición de carecer de fuerza.

En Medicina, la astenia es una enfermedad que debilita al paciente, que no puede realizar actividades físicas, sin sentirse agotado. Se le dificulta no solo correr, saltar o practicar deportes, sino incluso, caminar. No es una simple fatiga, pues, si bien el descanso puede mejorarla en algunos casos, no la cura. La fatiga se presenta luego de una actividad intensa, en cambio, la astenia la precede. Si bien puede presentarse en cualquier edad y sexo, es más frecuente en mujeres, de alrededor de cuarenta años. Además de la astenia física, está la mental, que impide fijar la atención en algo, aunque sea interesante.

Los síntomas se presentan especialmente al levantarse a la mañana, si el origen es un trastorno del sueño. Si se debe a causas orgánicas (anemia, hipotiroidismo, infecciones, cáncer, trastornos cardiacos, enfermedad celíaca, esclerosis múltiple, fibromialgia, sida, tuberculosis, embarazo, etcétera) se presenta estable, recrudeciendo al atardecer, y, en general dura unos dos meses. El descanso la alivia, y el sueño resulta reparador. El estrés y la ansiedad, son, una cusa común de astenia.

La astenia, además, puede ser parte del cuadro psiquiátrico de depresión, que tiene una evolución intermitente, y necesita atención psicológica y psiquiátrica.

Un tipo de astenia, muy particular, es la astenia primaveral, que, por causas aún no determinadas, se produce en esa estación del año, tal vez por los procesos alérgicos que la acompañan o los cambios climáticos. En general, dura poco tiempo y se resuelve sola.

La astenia, se manifiesta, además de la ausencia fuerzas físicas, con desgano, falta de concentración, memoria y motivación, y, en ocasiones, con pérdida de peso. Cuando los síntomas, que comprometen la actividad habitual en más de un 50 %, no se resuelven en seis meses, el diagnóstico es el de síndrome de fatiga crónica, salvo que se trate de depresión. Se resuelve tratando la cusa que la origina, aunque, muchas veces, es muy difícil hallarla, lo que hace que, a la falta de fuerzas para realizar las tareas, se le sume, la incomprensión del entorne, que cree que es solo haraganería, y eso aumente la angustia del enfermo.

Buscar otro concepto