Concepto de codo

La etimología de la palabra codo, la hallamos en el latín “cubitus”, aplicado a la articulación del codo y a una antigua medida de longitud, antropométrica, pues equivalía a la distancia, entre el codo y la mano. Si era hasta la mano abierta, se denominaba codo real, y si era hasta la mano cerrada en forma de puño, era el codo vulgar, siendo una medida que variaba por países o regiones; por ejemplo, en la Mesopotamia, medía 0,533 m. y en Egipto, 0,523 m.

En Anatomía, el codo es la articulación del brazo con el antebrazo, que nos permite hacer movimientos de extensión, lo que se logra por la acción del músculo tríceps braquial, y flexión, mediado por el bíceps braquial, el braquial anterior y el supinador largo o braquiorradial, que, además, dependiendo de su posición en el antebrazo, permiten la pronación y supinación que facultan la rotación. El codo conecta al hueso húmero, con el cúbito y el radio, siendo la articulación principal, la húmero radio cubital; constituida por la húmero-radial y por la húmero-cubital.

El codo puede verse afectado entre otras patologías o accidentes, por fracturas; por un proceso degenerativo o artrosis; por causas inflamatorias o artritis; por tendinitis, que es la inflamación de los tejidos blandos (tendones) que sirve para fijar el músculo al hueso; que puede darse por epicondilitis, llamada comúnmente “codo de tenista”, pues genera un dolor causado por una lesión en la zona del epicóndilo, que es una protuberancia ósea que se halla en la parte lateral y exterior de la epífisis inferior del hueso húmero, y que se produce al extender la muñeca y rotar el antebrazo de forma reiterada. La parte externa del codo es más frecuente que se lesione o inflame, en los golfistas. El “codo de niñera” es común en los niños, lo que sucede cuando se los toma de las manos teniendo los brazos estirados, y se los levanta.

A cada lado de la articulación están ubicados los ligamentos, colateral cubital y colateral radial, para mantener en contacto las superficies articulares.

En las cañerías, un codo, es la parte de ellas, donde la tubería se dobla, para cambiar su recorrido.

La expresión “codo a codo” se usa para indicar que dos o más personas realizan un esfuerzo en común, por ejemplo: “Con mi hermano montamos una empresa y la hemos trabajado por una década, codo a codo”.

En algunos países latinoamericanos, es sinónimo de avaro o tacaño: “No seas tan codo y disfruta más de la vida”.

Buscar otro concepto